Atlántico

CELTA

Un tramo para aclarar el futuro

El Celta se enfrentará a cuatro rivales asequibles en las próximas jornadas tras un duro comienzo de temporada
David Costas, Rafinha, Hugo Mallo, Rubén y Brais, en el entrenamiento del Celta, ayer, en A Madroa.
David Costas, Rafinha, Hugo Mallo, Rubén y Brais, en el entrenamiento del Celta, ayer, en A Madroa.
Un tramo para aclarar el futuro

El Celta no ha protagonizado un gran comienzo de temporada. Tras ocho jornadas disputadas, el equipo de Fran Escribá se encuentra en el decimoquinto puesto de la clasificación con 9 puntos -dos de renta sobre la zona de descenso– y con un pobre balance de cinco goles a favor y nueve en contra.
Tanto el técnico celeste como varios jugadores de la plantilla, el último de ellos Iago Aspas, han achacado este irregular inicio y la escasa producción ofensiva al nivel de los rivales a los que se han enfrentado. El Celta abrió el curso en Balaídos ante el Real Madrid y ya se ha medido con Valencia, Sevilla, Atlético de Madrid y Espanyol, todos ellos metidos en competiciones europeas. Además, jugó más de una hora con nueve frente al Granada por las expulsiones de Jorge Sáenz y Fran Beltrán, y ya ha despachado a otro contrincante incómodo, el Athletic Club.
Por ello, el tramo que el conjunto celeste afrontará tras el actual parón por los compromisos de las selecciones nacionales puede aclarar notablemente el futuro de los vigueses y marcar realmente el objetivo por el que van a pelear hasta el final de la temporada.
El próximo adversario del Celta será un Alavés que, tras la marcha de Abelardo y la llegada de Asier Garitano al banquillo, está buscando su nueva identidad y tratando de acoplar a los jugadores que llegaron al club el pasado verano. Después de estas primeras ocho jornadas, el equipo vitoriano ocupa el decimoséptimo puesto en la tabla con 8 puntos y, curiosamente, presenta el mismo balance de goles que los celestes: cinco a favor y nueve en contra.
A continuación, el cuadro de Fran Escribá recibirá a la Real Sociedad, el conjunto que mejor ha iniciado el curso de este cuarteto, ya que marcha quinto con 13 puntos, fruto de cuatro victorias, un empate y tres derrotas.
El siguiente rival de los célticos será un Betis que tampoco ha dado su mejor versión en este comienzo de temporada. Decimosexto con nueve puntos, los mismos que el Celta, la formación sevillana lleva también dos victorias, tres empates y tres derrotas, aunque suma más goles a favor y en contra, 11 y 16, respectivamente.
Por último, el 3 de noviembre, el equipo vigués recibirá en Balaídos al Getafe, duodécimo en la clasificación con 10 puntos, uno más que los celestes, tras cosechar dos victorias, cuatro empates y dos derrotas, con un balance goleador equilibrado: doce a favor y otros doce en contra.
Después de este tramo, el Celta deberá visitar al poderoso Barcelona y recibir al Villarreal, equipo que parece haber despejado sus dudas y se encuentra en la zona media-alta de la tabla.

Un final de año para sumar
Los resultados que consiga el Celta en el próximo tramo de la competición liguera pueden mostrar el camino que seguirá el equipo de Fran Escribá durante el resto del curso, pero, pase lo que pase, el cuadro celeste tendrá un final de año verdaderamente suave, en el que está obligado a sumar los puntos suficientes como para llegar a 2020 en una posición desahogada.
El Celta abrirá el mes de diciembre en Balaídos ante el Valladolid, decimotercero en la tabla con 10 puntos, y seguidamente visitará al Leganés–colista con 2 puntos–, recibirá al Mallorca, también en zona de descenso –decimoctavo– con siete puntos, y cerrará el año el 22 de diciembre en el campo del Levante, décimo.
Tanto Denis Suárez como Iago Aspas declararon en los últimos días que, tras el parón actual, el equipo celeste necesita empezar a ganar partidos para dar un salto en la clasificación. "Creo que es lo que necesitamos, empezar a mirar hacia arriba. Tenemos que ganar fuera de casa, que es una asignatura pendiente del equipo desde hace mucho tiempo, y empezar a pensar en positivo para mejorar", afirmó el delantero moañés. Toda una prueba para este Celta. n