CELTA

El pulmón eslovaco del Celta

Se está empezando a parecer el internacional eslovaco al futbolista que deslumbró con su juego la pasada temporada.

Lobotka trata de llegar a un balón en el partido de ayer en Cornellá-El Prat.
Lobotka trata de llegar a un balón en el partido de ayer en Cornellá-El Prat.
El pulmón eslovaco del Celta

Ayer no inició el juego de la mejor manera, quizás también porque Okay no estuvo a su mejor nivel, y entre los dos permitieron que los centrocampistas del  Espanyol jugaran cómodamente entre líneas, pero con el paso de los minutos fue ganando protagonismo tanto a la hora de recuperar balones como en acciones de ataque, ya fuera con sus características conducciones o combinando con sus compañeros.
Lobotka no inició bien la temporada, pero en las últimas jornadas se ha convertido en una de las claves de la mejoría del Celta. Tras el cambio de Okay por Pione Sisto, cambió su compañero en la sala de máquinas –Escribá colocó a Jozabed en esta posición– y no sólo no se resintió su juego, sino que mejoró.
A partir del gol de Maxi Gómez, el Celta se adueñó del partido en los últimos veinte minutos y uno de los motivos principales fue la capacidad de Lobotka para ocupar metros y metros de campo. Corrió más que nadie, decidió con criterio al jugar la pelota y apenas cometió errores. La mejor versión del internacional eslovaco ha vuelto y el Celta puede beneficiarse mucho de esa mejoría en el tramo final de la temporada.