Atlántico

ATLETICO-CELTA

Llegó, vio y mandó

Rafinha redebutó con la camiseta celeste y asumió desde el inicio mucho peso en el juego 
Rafinha se acopló sin problema al nuevo sistema 4-1-4-1 ideado por Escribá, precisamente, para sacar todo su potencial.
Rafinha se acopló sin problema al nuevo sistema 4-1-4-1 ideado por Escribá, precisamente, para sacar todo su potencial.
Llegó, vio y mandó
La operación retorno del Celta se concretó ayer con el redebut con la camiseta celeste, y como titular, de Rafinha Alcántara. El hispano-brasileño se había perdido la anterior jornada por una leve lesión muscular, pero en el Wanda Metropolitano aguantó los más de 90 minutos de encuentro. De ellos, siete contaron con los cuatro retornados célticos a la vez sobre el campo: Denis Suárez, Santi Mina, Pape Cheikh y Rafinha. Fue el breve periodo de tiempo que pasó entre la entrada de Pape por Okay Yokuslu (min.65) y la salida de Denis Suárez para ser sustituido por Brais Méndez (min.72).
Más allá del gen de retornado, Rafinha demostró ayer que, como en el caso de Denis Suárez, viene dispuesto a asumir peso en el equipo desde el primer minuto. Fran Escribá, técnico celeste, ideó un sistema que parece adecuarse a la perfección al jugador cedido por el Barcelona, quien parece explotar toda su valía como interior. De ahí que el entrenador valenciano se lo sacase de la manga, aunque no fuese para hacer un 4-3-3 al uso sino más bien un 4-1-4-1.
La cuestión es que el dibujo táctico le permitía a Rafinha ser trascendente en todas las alturas del campo. Buscó con la misma buena intención los balones cerca del área propia, para dar sentido a la salida, como próximo al área colchonera, tratando de encontrar una apertura de juego o una pared espídica que rompiese la defensa.
Como es lógico, las fuerzas del último fichaje céltico del pasado verano fueron menguando con el paso de los minutos y el empuje del Atlético en la segunda mitad provocó que apareciese y brillase menos que en los primeros 45 minutos. Con todo, supo aguantar sobre el césped, adaptándose sin problemas al sistema defensivo posicional que propugna Escribá.
La carta de presentación en su segunda época como céltico fue muy positiva. Y, además, pudo comprobar que su entrenador espera de él que sea clave en el funcionamiento del equipo, aún a costa de Brais Méndez.n