CELTA

"El entrenador sigue igual de preocupado"

Fran Escribá, técnico celeste, advierte de que "no hemos hecho nada todavía"

Fran Escribá sonríe bajo la lluvia ayer por la mañana en A Madroa.
Fran Escribá sonríe bajo la lluvia ayer por la mañana en A Madroa.
"El entrenador sigue igual de preocupado"

La consigna está clara: "No tenemos nada hecho. Cuando lo tengamos, seré el primero en decirlo. El margen es mínimo".  Fran Escribá, entrenador del Celta, se felicita por la obvia mejoría del equipo en las últimas semanas, pero echa un ojo a la clasificación y advierte de que el peligro no ha pasado. Aunque, "sí que es cierto que las sensaciones del equipo son mejores y está en situación de ganar a cualquier rival".
Con esas premisas afronta la visita de hoy al Espanyol, cuyo resultado "no va a ser nada definitivo. Aunque sí que es cierto que una victoria nos dejaría muy cerca de conseguir el objetivo. Tenemos que seguir luchando". Sin descanso, apunta. Incluso aunque esa deseada permanencia llegue antes de tiempo: "Si alcanzamos esa meta antes de la última jornada, seguiremos haciéndolo porque nuestra idea no es sólo lograr la salvación, sino sumar el mayor número de puntos posible".
Y en esas metas no influyen, aclara, su futuro personal más allá del mes de junio, no aclarado por ninguna de las dos partes hasta la fecha. "No me estoy jugando más que el club o los jugadores.  Mi único objetivo es el 19 de mayo", sentenció. 
Volviendo a la permanencia, evitó poner una cifra de puntos al alcanzar. "No tengo ni idea. Ojalá esto fuesen matemáticas. Quedan 15 puntos por jugar y el que marca el descenso puede llegar a 47. Así que nuestro objetivo tiene que ser llegar a 50. Si después hacen falta menos, bienvenido sea. Pero buscamos sumar los 15 y no tenemos otra mentalidad", señaló.
En ese caminar habrá que lidiar con problemas como la ausencia hoy por sanción de Boufal. "Mantendremos la misma idea de equipo. Aunque Iago siempre tiene más libertad para bajar, nuestro dibujo claro es de dos delanteros y gente llegando al área. Tenemos gente de mucho gol y no vamos a renunciar a eso", analizó.
Sin renunciar a esos principios futbolísticos, tocará enfrentarse al Espanyol, un equipo al que elogió el entrenador celeste. "Nos medimos a un muy buen equipo que se ha quedado casi, casi sin objetivos, pero seguro que querrá apurar sus opciones de meterse en Europa", expuso de inicio. Antes de reconoce que del conjunto barcelonés "me preocupan muchas cosas. Me gusta  mucho cómo corre. Tiene gente arriba muy rápida y en las transiciones ofensivas son peligrosos. También tiene un buen juego posicional. Será importante cómo estamos colocados por detrás del balón en los momentos en que tengamos la posesión".
En cuanto a las armas propias, no siente la necesidad de cuidar de forma especial a Aspas a nivel de descansos en esta semana de tres partidos.  "Iago está muy bien. Tuvo una muy buena recuperación y no basa su juego en su físico. Conoce muy bien su cuerpo y sabe administrarse", comentó.
Para cerrar su discurso con esa mezcla de optimismo y realismo: "Cuando llegué insistí en la confianza y en la tranquilidad. Pero también pedí a la plantilla que transmitiese alegría. Y ha ayudado la comunión con la afición. Los jugadores se sienten respaldados. Pero no eso no quita que aún nos quede muchísimo por hacer. Me alegra que la gente no esté tan preocupada pero el entrenador sigue igual que estaba".