Atlántico

CELTA

El Celta se españoliza

El club pretende una plantilla con media docena de extranjeros, la cifra más baja en 23 años
Claudio Beauvue, que no cuenta para el club y está pendiente de una salida, corre en el entrenamiento de ayer junto a Toro Fernández.
Claudio Beauvue, que no cuenta para el club y está pendiente de una salida, corre en el entrenamiento de ayer junto a Toro Fernández.
El Celta se españoliza
En la campaña 1996/1997 se abrió la puerta a que las plantillas de los equipos de Primera División en España se poblasen de extranjeros. Con la ley Bosman, se multiplicaron los jugadores no españoles en los vestuarios españoles, incluido el del Celta, que pasó de los 5 extranjeros –el tope– en la campaña anterior a los 10 de la mentada 95/96. Desde entonces, apenas en tres temporadas (12/13, 13/14 y 14/15) la cifra de futbolistas de fuera de España ha bajado de la decena. En la que ahora empieza, tal va a ser la tónica e, incluso, sería mucho más acusada si se dan dos salidas deseadas por el club: Claudio Beauvue y Pione Sisto.
Hoy por hoy, en la nómina de Fran Escribá figuran ocho jugadores sin la nacionalidad española: el mexicano Néstor Araujo, el ghanés Joseph Aidoo, el eslovaco Stanislav Lobotka, el turco Okay Yokuslu, el danés Pione Sisto, el guadalupeño-francés Claudio Beauvue y los uruguayos Lucas Olaza y Gabriel 'Toro' Fernández. Sólo estos dos últimos no son internacionales.
La cifra más baja de extranjeros en plantilla desde aquella campaña 95/96 es de 7 en la 2012/2013, la primera en la máxima categoría tras el último ascenso: los argentinos Cabral y Augusto, el danés Krohn-Dehli, el coreano Park, el letón Demidov, el chileno Orellana y el serbio Pranjic. Si Beauvue acaba saliendo, lo que es más que probable, el Celta volvería a tener la plantilla más española de su historia reciente. Y estando todavía pendiente el caso Pione Sisto, aunque parece difícil que llegue otra oferta que convenza al club como la rechazada la pasada semana por el jugador.
En lo que va de mercado, la tendencia es muy marcada. Con respecto a la plantilla que terminó la pasada temporada, el Celta ha sufrido once bajas y todas ellas son de jugadores no españoles: el serbio Radoja; los argentinos Cabral y Roncaglia; el eslovaco Mazan; los daneses Jensen, Hjulsager y Mor; y el uruguayo Maxi Gómez. Además de los tres cedidos que no continuaron: Boufal, Boudebouz y Hoedt.
Además, en las llegadas la tendencia es la inversa, con tres jugadores con nacionalidad española -Denis, Mina y Pape– y únicamente dos extranjeros: el ghanés Aidoo y el uruguayo Toro Fernández.n