Atlántico

CICLISMO

Dúo sacapuntas en el Rías Baixas

El escalador Carlos Cobos y el rodador argentino Julián Barrientos son las referencias foráneas del equipo vigués 

Carlos Cobos y Julián Barrientos posan en el paseo de Samil con las Islas Cíes al fondo.
Carlos Cobos y Julián Barrientos posan en el paseo de Samil con las Islas Cíes al fondo.
Dúo sacapuntas en el Rías Baixas

Carlos Cobos, extremeño de 24 años, y Julián Barrientos, argentino de 25, son las incorporaciones foráneas del Vigo Rías Baixas para liderar el equipo junto al redondelano Samuel Blanco. Forman el particular tridente y el dúo es especialmente complementario porque el sudamericano es uno de esos rodadores fondistas del pelotón, mientras que el de Azuaga es el habitual prototipo de ciclista escalador español. 
"Conocía al equipo y me hablaron muy bien de él. Hubo varias promesas de pasar a profesional, pero varias formaciones me cerraron la puerta y estuve cerca de dejar el ciclismo hasta que me llamó José Luis Chamorro y me ofreció entrar. Lo pensé y dije que sí", explica un Cobos que meditó de forma seria abandonar el ciclismo ante las dificultades para poder alcanzar el profesionalismo. No lo hizo y ahora "estoy con ganas y compitiendo, que es lo que me gusta". 
Una trayectoria distinta tiene Julián Barrientos, un argentino que vive entre Santa Rosa de la Pampa, su ciudad, y el País Vasco, a donde llegó ya con 16 años para tratar de abrirse camino en el mundo de la bicicleta. No obstante, expresa que "pasar a profesional es algo que me tomo con tranquilidad. Sé que es muy difícil pasar e intento ayudar a los compañeros que sí tienen esa posibilidad. Es para lo que estoy y el tiempo dirá y nos pondrá cada uno en su lugar", explica el sudamericano.
De hecho, en el pelotón español amateur es un ciclista particular, que destaca por meterse en mil y una escapadas y poner en muchos problemas al pelotón por su rodar fuerte y constante, de rodador contrastado. "Santa Rosa de la Pampa, una zona llana y con viento. Allí no puede salir un escalador", explica y añade que "soy más bien rodador y al sprint me defiendo bien.  Yo arranco y arrancaría en cualquier momento y se puede reventar. De hecho, me ha pasado más veces de las que me ha salido bien, pero ya está. Te la juegas y punto. Si sale bien, te aplauden. Si no, no pasa nada". 
Un carácter guerrero que utiliza el Rías Baixas porque "me piden ser valiente y romper las carreras, que todo vaya rápido para que después puedan rematar Samuel Blanco o Carlos Cobos y, si hay dudas, que pueda rematar yo. A mí me encanta hacerlo, ese ciclismo es el que defiendo". Esta forma de correr ya le dio su recompensa con el triunfo en la Volta ao Ribeiro de Ourense, en la que se metió en una fuga con el porriñés Jacobo Ucha y el vigués Roberto Mediero. Una situación que aprovechó el sudamericano para anotarse el primer triunfo de la campaña y el olívico para ganar el Campeonato Gallego. 
Por su parte, Carlos Cobos expresa que "empecé tarde la preparación y el equipo tenía como objetivo estar bien en la Copa de España. Logré la novena posición y me sabe bien porque no esperaba estar tan adelante con el poco tiempo que llevaba de entrenamiento". Fue la primera parte del curso y la temporada amateur ahora inicia la segunda en las vueltas por etapas. "En A Coruña estuvo bien Samuel Blanco y yo no tuve mis mejores días, pero quedarán más opciones y la Vuelta a Galicia, que es al final de temporada, es el Tour para nosotros. Tenemos que llegar frescos ahí". 
En las últimas semanas Cobos y Barrientos compartieron entrenamientos en las Rías Baixas. El extremeño asegura que "no conocía la zona de las Rías Baixas y es un lugar ideal para entrenar. Eso sí, cuando no llueve. Además, pude comprobar que la gente respeta bastante al ciclista".
Por su parte, Barrientos expresa que este año volvió a España porque "en 2018 estuve en un equipo continental en Argentina y lo dejé para venirme aquí. Imagínate cómo está el ciclismo allá".n