Deporte local

Correr para alejarse de la droga

Deporte local

atletismo

Correr para alejarse de la droga

Manu Martínez Ageitos –de azul claro en el centro– y Daniel Bargiela –en la esquina superior derecha– en la carrera de Érguete de 2019.
photo_cameraManu Martínez Ageitos –de azul claro en el centro– y Daniel Bargiela –en la esquina superior derecha– en la carrera de Érguete de 2019.
Manu Martínez Ageitos entrena y Daniel Bargiela colabora con un grupo de atletas con problemas de adicciones 
Una decena de corredores, de los muchos que acuden al parque de Castrelos. Los hay más rápidos y menos. Los que se marcan objetivos claros y los que dan unas zancadas por diversión. No obstante, este grupo es especial. Si para muchos atletas populares el tiempo o kilómetro no es una prioridad, en su caso, es una nimiedad. Lo que buscan es escapar de las drogas. "La gente que viene es la que está en la última fase de la reinserción en la sociedad. Puede ser que tengan algún consumo esporádico, pero realmente ya está más rehabilitada", explica Manuel Martínez Ageitos, su entrenador. 
La iniciativa comenzó por medio de otro atleta, el ponteareanao afincado en Vigo Daniel Bargiela. Colaboró con Érguete y, tras observar en una carrera que "había gente en tratamiento en los cruces y así", les propuso formar un grupo. En principio no salió porque "no estaban en forma", pero después la asociación optó por crear un grupo de entrenamiento. Bargiela se puso en contacto con Ageitos y, entre los dos, sacaron adelante una iniciativa. "La participación en la carrera es una excusa para que puedan adquirir hábitos de vida saludable, para que puedan trabajar el esfuerzo y el sacrificio diarios", admite el técnico del Celta.
Por su parte, Bargiela admite que el mayor peso lo lleva su compañero, pero que él intenta colaborar y acudir a los entrenamientos –dos días a la semana en Castrelos– cuando tiene tiempo. Hace una labor de complemento porque "a los que van más despacio les indico cosas sobre la técnica de carrera y así", y, también un poco psicológico: "Cuando troto con alguno, le digo: si tienes un problema, antes de tomar una decisión mala, vete a correr. Seguro que lo vas a ver de otra manera". 
Todo el proceso se realiza en contacto con los monitores de la Asociación Érguete, que mantienen un contacto permanente con Bargiela y Ageitos. Durante 2019, el grupo de personas que participaron en la actividad estuvo en la doce. Un grupo que se repite en las primeras sesiones del presente año. "Es algo voluntario y llegan con ilusión, la verdad", admite el técnico. Sobre el nivel, es tener un grupo totalmente amateur. "Los hay que no habían practicado deporte en su vida y otros que hicieron fútbol o baloncesto. La mayoría partían de cero y así comenzamos, con una vuelta o dos, hasta hacer carreras de cinco o diez kilómetros". El grado de permanencia es alto, de hasta un 90%, y con la satisfacción de que ya varios de los participantes en el programa están en camino de una reinserción completa y en gran medida gracias al atletismo. "Uno de los que estaban el año pasado, ahora trabaja y continúa en el atletismo y una chica estuvo todo el verano en carreras y también sigue. Para nosotros, alcanzar esto es todo un logro. Esto es un trabajo enorme. Estar con gente que no tiene ninguna patología es sencillo. Pero esto es diferente", admite Daniel Bargiela. 
Una realidad que también se encontró Martínez Ageitos. En su caso, además del impacto social, tuvo que adaptarse porque "no tiene nada que ver con la pista, el entrenamiento es totalmente diferente. Todo es mucho más suave y las sesiones, dinámicas. No tiene que ver con el rendimiento". A esto se añade que el trato personal también conlleva ciertas particularidades. "Al inicio tenía miedo porque no sabía lo que nos íbamos a encontrar", explica. Y, en este aspecto, vivió toda una evolución porque "en las primeras sesiones eran muy reservados y tímidos. Les costaba mucho hablar conmigo y, con el contacto diario, sí que adquirieron confianza y, al terminar, sí que te contaban casi todo lo que le preguntabas. Hay momentos en los que te contaban toda su experiencia y la manera en la que llegaron al punto en el que están. La verdad es que es algo impactante. Te hace ver otra perspectiva de la vida". 
Una realidad que también pudo comprobar Dani Bargiela y que no deja de sorprenderle: "Pude comprobar que es gente noble, de buen corazón. Incluso, te puede sorprender encontrarte con gente de 20 años, y que tiene unos problemas psicológicos grandes. No tiene nada que ver con la imagen habitual de yonqui que puedes tener. Te choca mucho. También muchos vienen con ciertas carencias, de tipo familiar o afectivo, que lo que hacen es taparla con las drogas". No obstante, "encontré casos que no esperaba. Habitualmente, lo asocias con gente de pocos recursos y no siempre es así", admite Martínez Ageitos.
Más allá de los entrenamientos en Castrelos y del trato diario, el entrenador y el atleta animan a participar en la carrera Érguete e Corre porque es una fuente de financiación para las actividades.n

Más en Deporte local
Comentarios