NATACIÓN

Bajo la luz de la luna

El Club Natación Rías Baixas organiza la travesía a nado nocturna Ardora, que ya cuenta con 37 inscritos sobre un límite de 120

El acto de presentación de la travesia a nado Ardora se realizó ayer en Teis.
El acto de presentación de la travesia a nado Ardora se realizó ayer en Teis.
Bajo la luz de la luna

Una travesía nocturna a nado en la Ría de Vigo. El Natación Rías Baixas inició hace dos años un camino difícil con la organización de 'Ardora', pero claramente espectacular e innovador. De esta forma, el próximo sábado 29 de junio la playa de la Etea volverá a tener una competición nocturna de natación con límite para 120 deportistas, que cubrirán una distancia de 1 milla náutica (1.852 metros) con la luna menguante en el cielo porque la prueba comenzará a  las 23:15 horas. 
La cita fue presentada ayer en el Mercado de Teis con la presencia de los organizadores, los responsables del recinto comercial y el concelleiro de Deportes, Manel Fernández. Allí se dio a conocer que la organización debe afrontar "el doble de gastos por el tema de los seguros al ser nocturna", explicó Antonio Vázquez. En todo caso, recordó que el evento es "único". 
Hasta el momento están cubiertas 37 plazas de las 120 disponibles y los interesados en realizar la Ardora deben anotarse a través de la plataforma laptime.es con un coste de 30 euros. Por motivos de seguridad, los participantes recibirán unos fluorescentes que servirán para localizarlos durante la prueba y evitar cualquier incidente. A esto se añade que la prueba se disputa en un entorno cerrado por dos muelles y en el tramo exterior hacia la baliza donde cambiar el rumbo se creará un cinturón de embarcaciones. 
En lo deportivo, la competición promete emociones fuertes y también un cierto romanticismo al realizarse por la noche. Las imágenes serán vistosas y los nadadores, para recompensar su esfuerzo, podrán disfrutar después de una cena-pincho incluida en la inscripción. Más rápido o más despacio, la natación es un ejercicio duro que merece compensarse de forma sabrosa y donde se podrán intercambiar impresiones.n