Atlántico

ESCAPARATE

La Real Academia de Ciencias homenajea al vigués Luis Iglesias

Destacan su contribución científica y social en la lucha contra las plagas del campo

Luis Iglesias tenía una colección de 6.000 insectos clasificados y documentados.
Luis Iglesias tenía una colección de 6.000 insectos clasificados y documentados.
La Real Academia de Ciencias homenajea al vigués Luis Iglesias

n n n  Luis Iglesias nació en Teis en 1895 en el seno de una familia de médicos y llegó a ser uno de los científicos más destacados del siglo pasado en Galicia por su contribución a la entomología y a la lucha contra las plagas agrícolas causadas por insectos y hongos. 
El naturalista vigués es la figura elegida este año por la Real Academia Galega de Ciencias para celebrar la séptima edición del Día do Científico Galego el próximo día 16 de junio, una efeméride en la que rescatan del olvido a figuras que fueron importantes, como el matemático Enrique Vidal, el geógrafo Isidro Parga Pondal, el ingeniero agrónomo Cruz Gallástegui, el astrónomo Ramón María Aller, el químico Antonio Casares y el humanista Padre Feijóo, homenajeados en ediciones anteriores.
 Además, difundirá el legado  de Luis Iglesias (Vigo, 1895-Pontevedra, 1976) entre todos los escolares gallegos contando con la colaboración de la Fundación Barrié, que elaboró una guía didáctica sobre el naturalista para distribuir en los centros educativos y que organizó espectáculos científicos relacionados con sus hallazgos que en este caso se centralizarán en la Facultad de Química de la Universidad de Santiago.
El Museo de Historia Natural de la Universidad de  Santiago, que reabrirá en su nueva sede en próximas fechas, lleva el nombre de Luis Iglesias, puesto que allí ejerció como catedrático y ocupó brevemente el puesto de rector (en 1936 pero la sublevación militar le obligó a dimitir)  y porque alberga una colección donada por él de 6.000 insectos clasificados.
El catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Santiago, Manuel Bermejo, destaca su actividad docente, sus importantes contribuciones científicas y su trayectoria social. “Siempre estaba más preocupado del ‘para qué sirve’ la investigación que del ‘por qué’, que supone para los científicos la respuesta a sus preguntas, pero lo trascendente es para qué sirve lo que estudiamos”. Luis Iglesias recorría los atrios de las iglesias los domingos para explicar a los labriegos cómo vencer las plagas que afectaban a los cultivos y llegó a montar una consulta gratuita para ellos en la Universidad. También escribía en revistas y periódicos de la época sobre parásitos del campo, recorría distintas localidades entre ellas Vigo ofreciendo charlas sobre estas cuestiones y fue autor de obras como “La vida social de el hormiguero” o “Escenas de la vida de los insectos”. A esa preocupación por los agricultores, se sumaba su faceta como galleguista. “Participó en la creación del Seminario de Estudos Galegos, fue uno de los fundadores del Padroado Rosalía Castro y fue miembro de la Real Academia Galega, desde la que participó en la creación de la Real Academia de Ciencias de  Galicia”, señala Manuel Bermejo. También colaboró  con la empresa Zeltia y dirigió el Laboratorio de Fitopatología y Consultorio de Plagas del Campo del Instituto de Estudos Rexionais, que fundó. n