Cartas al director

únicos salvadores

Cartas al director

únicos salvadores

'Eres parte de la causa de ese calvario. O te callas o reconoces el mérito de la gente'.
Esta frase, pronunciada por el presidente del Gobierno y las imágenes que se trasladaron de la convención del PP explicando lo bueno que han conseguido y lo mucho que quieren a este país me ha producido una enorme desazón, que se convirtió en indignación cuando escuché que el paro había alcanzado una cifra de 113.097 personas en enero y que la afiliación a la Seguridad Social sigue su caída. Está claro que la actitud de los dirigentes del PP no es otra que la de motivar a sus electores poniéndose como los únicos salvadores de la actual situación económica. Es más, poco o nada debe de importarles que haya más parados, ya que destacan que, en términos intermensuales, este dato es el 'menos negativo' desde 2007.

Los expertos lo tachan de grave, porque se produce en un momento de incremento de la economía española. No solo es para sentirse indignado, es para, copiando a Rajoy, preguntarse en alta voz ¿hasta cuándo nos vais a tomar por imbéciles? ¿Vamos a seguir asistiendo impasibles a las manipulaciones de unos y otros con el único objetivo de arengar a sus votantes para que sigan ayudándoles a seguir donde están?

No, claro que no, tenemos y debemos agruparnos exigiendo soluciones. Pónganse delante de una cámara en un corro con los parados, sólo miren sus caras, y si no se le caen de vergüenza, las suyas, es que no son lo que queremos y necesitamos. O por qué no, dejen que las cámaras les apunten a ellos, a los parados, y luego pidan el voto. En vez de arengar echándose la culpa unos a otros, ¿por qué no tienen un poco de dignidad, se olvidan de las próximas elecciones europeas, y se ponen de acuerdo, y nos demuestran que son válidos para seguir donde están?

Más en Cartas al director

Cartas al director

a conciencia tranquila

Fai bastantes anos o árbitro de Primeira División de fútbol, Andújar Oliver, normalmente bo colexiado, de tarde en tarde armaba uns barullos de moito…
Comentarios