LLegan los primeros aficionados al San Mamés