Indignación entre los afectados tras reunirse con el Concello