Extrapolando

Difícil extrapolar los resultados de unas elecciones con otras, y más con las europeas, que tienen su propia dinámica donde la participación se reduce en 30 puntos y la circunscripción única provoca extraños resultados. El Partido da Terra, nacionalista radical y reintegracionista, logró más votos en Madrid que en cualquier provincia gallega. Es un ejemplo. Por eso Rubén Pérez, candidato de EU-AGE a las municipales de 2015, no se hace ilusiones con el resultado, mejor que nunca antes con la marca EU-IU pero peor que en las gallegas, donde dieron la sorpresa al superar al BNG tras apenas unas semanas de "vida". Es improbable que el resultado del pasado domingo se acerque al que se dará en un año pero hay que dar por seguro que habrá cuatro o cinco grupos en la próxima Corporación. Llamó la atención la interpretación que el titular de la Casa Grande hizo de los resultados, como  mínimo singular, aunque no hay duda de que le preocupa lo ocurrido. No tanto porque el PSOE haya caído en Vigo -igual que en el resto de Galicia- sino porque había esperanzas en superar al PP, lo que no ha ocurrido por tres puntos, y porque ha aparecido otro convidado inesperado de la noche a la mañana para el mismo caladero. Caballero se volcó en la campaña pero el PSOE ha entrado en fase convulsa. El PP también. De momento, menos.