Expectativas de mucha vida, mal asunto

Expectativas de mucha vida, mal asunto

Iker Jiménez es un periodista que a través de la televisión y antes por otros medios de comunicación, ha hecho de los misterios algo inquietante. Gracias a el he conocido a “El profeta de la humanidad”, que no es otro que un inglés que solo tiene 53 años y le quedan poco menos de 950 de vida, según sus propias previsiones; “Los humanos –repite con insistencia, y no se si con insolencia- vivirán 1.000 años en una especie de eterna juventud”. Nos parece muy optimista, Aubrey de Grey es su nombre, científico por formación y actividad, al que muchos no se toman demasiado en serio. 
Lo cierto que la especie humana ha buscado el elixir de la eterna juventud desde que la Tierra está poblada por animales racionales y también otros de dos patas. Nadie ha encontrado esa pócima, por supuesto, excepto en la ficción. 
¿Viviremos 1.000 años todos, o solo algunos? ¿Habría médicos geriatras para atender a la  posiblemente nutrida clientela? ¿Serán mas las mujeres que los hombres, como ahora? Los partidos políticos que se dedican  a elogiar a los jóvenes candidatos, ¿qué edad exigirían a los que llegarían ya maduritas a sus listas? Porque los cumpleaños no serían anuales, sino decenales, por ejemplo.  ¿Nos cambiaría la firma y no podríamos hacer transacciones con talones bancarios, no de Aquiles? 
Consultamos a www.muyinteresante.es , que responde así: “Las células del tegumento –según la RAE, `Del latin tegumentum, lo que cubre, cubierta´- se renuevan cada 20 o 30 días. Eso significa que a lo largo de la vida estrenaríamos pellejo alrededor…¡de mil veces!”  Mil por los 1.000 años de vida, ¡santo cielo, un millón!
He tenido esa sensación de joven permanente, pero con un horizonte que mas que satisfacerme, me preocupa. El caso es que mi esposa y servidor acudimos hace muy pocos días a la Comisaría de Policía de la calle viguesa de Álvaro Cunqueiro, para renovar el DNI. Mucho peor es tener por destino otro Cunqueiro, el sanitario.
 Al darle fecha a la validez del Documento, este es el resultado en los dos casos, el de mi esposa y el mío: “Validez. 01.01.9999”. Si hubieran antepuesto a esta cifra caducidad, por ejemplo, se entendería mejor. Ser válido nos lleva a  deducir que estaremos vivos y que podremos disfrutar de los 10.000 años menos uno. Además, entramos en esta era de la longevidad  burocrática, con una cara que no querríamos tener realmente. Sin duda para evitar las falsificaciones de la fotografía, esta, en mi caso, aparece invadida por un escudo transparente de España. Lo que dificulta la visión del rostro en su lado izquierdo, excepto de media frente para arriba. Lo mismo le ocurre a mi esposa.
Finalmente, llegamos a la conclusión de que al cumplir los 70 o algunos mas, como es mi caso, el DNI tiene validez para siempre. Pero no tanta como el 1 del 1 de 9999. En resumen, ser longevo hasta extremos inauditos, es un mal asunto, tiene mas inconvenientes que ventajas.
Nos apeamos en marcha de la fantasía, para sumergirnos en la realidad. Que en ocasiones no es mejor. Según “(ccaa/galicia) Galicia-Esperanza de vida al nacer (/demografía/ esperanza –de-vida / España-comunidades-autonomas / Galicia)”…¡Caramba que dirección mas larga, parece un discurso de Fidel joven! .La conclusión es que en Galicia empeora la esperanza de vida, el año pasado cayó hasta quedar en 82,66 años. Esto era en 2015, pero si vemos lo que sucede por sexos, el mismo año los hombres estábamos en 79,62 años promedio y en el 2000 era solo de 75,42,  con cuatro y pico puntos menos. En el caso de las mujeres, en 2005 su esperanza de vida era de 84,12 años y en 2015 ascendía a 85,63, un aumento casi minúsculo. Lo cierto es que en la Judicatura, en las universidades, en la Banca y en mil espacios mas de la vida nacional, las mujeres nos ganan con mucho. En la vida, que en la longevidad de  fantasía  no importa lo que pueda pasar.
Sobre el asfalto de este mundo, algunos entienden el cada día como la supervivencia de uno o la propia. Visión penosa, egoísta, en la que ponen como prototipo, dicen, a don Quijote, en el comienzo de la novela: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua (…)” Según el prestigioso es.thefreedictionary.com, esta es un escudo de cuero con forma ovalada o de corazón, usado antiguamente. 
El refranero castellano , tan contradictorio en el ámbito de los dichos o sentencias, se alinea con lo que entienden la existencia a mandobles: “Llevar adarga para vivir vida larga”. La visión del caballero que es capaz  de pelear incluso con los molinos. El título mas aceptado de la universal novela es “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”. ¿Cuántos lo saben entre los que aseguran haber leído esa obra? 
A ver si hay suerte y a la ola de calor, que parece se nos ha ido, le sigue otra de sinceridad, en ese supuesto, ¿Cuántos serían los lectores reales de las aventuras del Hidalgo y Sancho? Muchos mas que dedos de las manos y los pies, y unos cuantos millones menos de los españoles que saben leer y escribir.