Cambio de previsiones económicas

Cambio de previsiones económicas

El pulso independentista no amaina y las consecuencias en la economía ya están aquí. El gobierno ha prorrogado los Presupuestos Generales del Estado y ha modificado a la baja las previsiones tanto de crecimiento, déficit público, como de empleo para 2018. El plan presupuestario enviado a la Comisión Europea, el gobierno prevé que el PIB crecerá un 2,3 por ciento, tres décimas menos de lo previsto inicialmente como consecuencia de una menor inversión y un retraimiento del consumo. De hecho, la demanda nacional pasa de aportar al crecimiento un 1,8 por ciento en lugar del 2,2 por ciento que estaba previsto. Lógicamente, el paro descenderá a menor ritmo, poco, pero se crearán 78.000 puestos de trabajo menos. El ejecutivo justifica este peor escenario por el impacto negativo que ya está teniendo la actual situación política en Cataluña.
Hace ya mucho tiempo que el gobierno de la Generalidad no gestiona, no toma ninguna medida para favorecer a los ciudadanos. Hace meses, por no decir años, que el gobierno catalán y sus socios están a la ruptura de España. Cierto que en las últimas semanas es cuando se ha recrudecido su desafío. De hecho, a primeros de septiembre, cuando absolutamente al margen de todas las leyes y el propio Estatuto, dieron un golpe a la democracia en el Parlamento. A partir de ahí, la incertidumbre ha ido a más y no sólo decenas de empresas han decidido sacar sus sedes de Cataluña (las penúltimas Pastas Gallo o Cordoniu) sino que bancos extranjeros, analistas y agencias de calificación han emitido informes plasmando su preocupación por el impacto que esta situación puede tener en la economía catalana, pero sobre todo española. Impacto que ya se ha visto en la inversión, las ventas del comercio, las reservas turísticas en Cataluña y que como acabamos de comentar va a tener en el crecimiento y el empleo a nivel nacional.
Estamos a pocas horas de que termine el último plazo dado por el gobierno a Puigdemont para que vuelva a la legalidad. Desgraciadamente en ningún caso va a volver pronto la normalidad, pero sí sería bueno que al menos la incertidumbre termine con una contundente respuesta del gobierno de la nación aplicando la ley.