SOBRINA DE CARMEN CABRINETTY

Elvira Cabrinetty

“Carmen tiene móvil y habla con la familia lejana por videoconferencia”
Elvira Cabrinetty
¿Se emocionó con la fiesta sorpresa?

Mucho, tanto que casi no pudo articular palabra. Aunque estamos muy en contacto y nos llama a menudo desde su móvil, no se esperaba que nos reuniéramos casi cuarenta para felicitarla.


¿Son una familia unida?

La verdad es que sí, y eso que tenemos historia. El apellido Cabrinetty es herencia italiana de nuestros ancestros sicilianos, que emigraron a España hace más de cinco siglos. De Lis es coruñés; la abuela de Carmen era una condesa y su abuelo un general franquista. Su padre era jefe de estación, así que cada uno de los hermanos nació en un punto de Galicia. Carmen en concreto en Vilaboa.

¿Y hoy en día?

Mantenemos lazos. Aunque hace treinta años que Carmen vive en una residencia viene a casa todos los sábados y en Navidad. Es maravilloso estar con ella porque es una mujer muy activa e independiente.


¿Cuáles son sus aficiones?

Le encantan las labores y todavía ganchilla y hace calceta, pero a otro ritmo, claro. También le gusta mucho leer y dar paseos, y también es muy coqueta.

¿Cuál es el secreto de su longevidad?

Quién sabe. Probablemente la ilusión. Carmen es una mujer muy religiosa. En la residencia en la que vive es casi una hermanita más. De hecho hasta hace poco trabajaba como sacristana. También hizo canto coral muchos años con los años franciscanos, y todavía le gusta mucho. Yo creo que el secreto es que tiene una gran familia que la quiere mucho y mantiene sus ganas de vivir.n