¡Menuda tropa!

Sentada ante el televisor para seguir la constitución de las nuevas Cortes me vino a la memoria esa frase de ¡Menuda tropa!. Porque menudo espectáculo han organizado algunas de sus señorías en el primer día de la nueva legislatura.
Y lo segundo que he pensado es que lo que estaba sucediendo en el hemiciclo es un ejemplo mas de que el nuestro es un Estado realmente democrático y extraordinariamente garantista.
En realidad muchos de los nuevos diputados tienen entre sus objetivos el finiquitar nuestro Estado de Derecho. El régimen del 78 tal y como algunos lo califican. Otros, como algunos representantes del independentismo, se vienen saltando la Constitución a la torera. Y los de más allá nos quieren retrotraer a la España en blanco y negro de esos cuarenta años de franquismo felizmente superado.
O sea que me reafirmo en lo de decir que ¡menuda tropa! Algunos de los diputados, tanto a derecha como a izquierda amen de los independentistas no creen en nuestra democracia, pero utilizaran las Cortes como altavoz de sus idearios.
En cuanto a la formula de acatar la Constitución, es verdad que el Tribunal Constitucional avaló en su día, amparando la libertad ideológica, que se pudieran utilizar distintas fórmulas. Pero hemos pasado de escuchar el consabido "por imperativo legal", a escuchar acatamientos que han sido una autentica burla.
¿Podía haber hecho algo la nueva presidenta Meritxell Batet?. No lo sé, pero en cualquier caso la señora Batet y su grupo parlamentario no deberían con sus declaraciones banalizar el espectáculo al que asistimos atónitos los ciudadanos. Desde luego la nueva Presidenta de las Cortes no lo va a tener fácil para gestionar la nueva Cámara y que los plenos no se conviertan en un mal espectáculo circense.
Las formas son parte de la democracia y si algunos de los representantes de los ciudadanos se dedican convertir el Parlamento en un circo me temo que la institución va a salir malparada.
Imagínense que los ciudadanos nos comportáramos como algunos de los diputados cuando nos tenemos que relacionar con la Administración o con las instituciones.
Ahora hay que esperar a que la nueva Presidenta del Congreso, la señora Batet, tenga a bien reunir a la Mesa para decidir si suspenden o no su condición de diputados a los políticos independentistas que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo. Sorprende que la señora Batet parezca no tener prisa, sobre todo cuando la Vicepresidenta Carmen Calvo ya ha adelantado en sus declaraciones públicas que estos políticos serían suspendidos en su condición de parlamentarios.
Pero la composición de la Mesa del Congreso es la que es, y puede haber sorpresas.
En todo caso el espectáculo del primer día de la legislatura ha sido deplorable. Inimaginable que algo suceda pongo por ejemplo en la Asamblea Francesa, en el Parlamento británico, en el alemán, o en tantos otros. Insisto: ¡Menuda tropa!