¡A escena!

La campaña electoral comenzó exactamente el día en que Pedro Sánchez anunció la convocatoria de elecciones. Ese fue el primer mitin de campaña retransmitido en directo desde la Moncloa. Desde entonces los líderes no han parado de hacer campaña. Cualquier ocasión es buena y desde luego no iban a desaprovechar la sesión de control al Gobierno de este miércoles 27 de febrero.
Así que Pedro Sánchez desde la tribuna ha deseado que el próximo Congreso sea el de la "unidad" lo que ha dejado estupefacto a más de uno. Unidad, se supone que para afrontar los problemas de España. Pero una unidad difícil habida cuenta de que los grupos independentistas van a lo suyo, y lo suyo no pasa por abordar los problemas del resto de los españoles. Además Sánchez se ha visto requerido desde la bancada de la oposición a explicar porqué tres de sus ministros han tenido (y no sé si continúan teniendo) sociedades instrumentales para gestionar su patrimonio. Los afectados son su portavoz Isabel Celáa, la ministra de Economía Nadia Calviño y el ministro de Ciencia Pedro Duque.
Si Sánchez hubiera sido coherente estos tres ministros tendrían que haberse ido nada más publicarse lo de sus sociedades, pero ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo.
En realidad Pedro Sánchez puso el listón tan alto cuando aseguró que en su gobierno no habría ministros con sociedades, que al final por la vía de hacerse el distraído, ha tenido que asumir que quizá se equivocó.
No es que yo pretenda justificar a estos tres ministros, ni mucho menos, pero sí reseñar que si las leyes permiten tener sociedades para pagar menos impuestos o se cambian las leyes o no se hacen espavientos hipócritas, como hacía Sánchez, cuando cualquier ciudadano, utilizando esas leyes, se beneficia para escaquearse y pagar menos impuestos. Pero ya digo que en su día, Sánchez a la hora de dar moralina se vino arriba y se olvidó de preguntar a sus ministros si ellos se habían beneficiado de esas leyes existentes que permiten a los más listos pagar menos impuestos.
En fin, que a toro pasado ya poco importa, y puesto que las elecciones están a la vuelta de la esquina será interesante saber si Pedro Sánchez va a seguir manteniendo eso de que en su gobierno, si es que gana las elecciones, no habrá ministros que hayan disfrutado de sociedades que les haya permitido pagar menos impuestos. En realidad la sesión de control ha sido un acto más de la campaña electoral de los líderes políticos, solo que en esta ocasión el escenario ha sido nada menos que el Congreso, pero en cualquier caso forma parte del guión.