Portada

Lío en el cortijo

Cartas al director

Lío en el cortijo

Hay ocasiones en que no es necesario esforzarse para que una persona que no es de tu agrado, se convierta en alguien que comienzas a apreciar, pues ya se encarga de ello la inconsistencia de quien se afianza durante años como el dueño del cortijo y, ahora, se consagra como el pequeño dictador de Tele 5. 
Ha sido un estreno pos-pandemia de Belén Esteban eclipsado por la simpleza de quien no comprende que el cortijo lo engrandece la diversidad de ideas y el respeto a las mismas mientras éstas no ofendan a las demás. Como se ha visto que Jorge Javier Vázquez no valoraba ideas sino que no soportaba compartir reinado, queda la historia en que el dueño del cortijo ha perdido los papeles y ha sido superado por un sueldo desorbitado y por unos datos de audiencia que le han cambiado la naturalidad y la humildad por prepotencia y soberbia. No se preocupe usted, don Jorge, es cuestión de tiempo que recobre la sensatez.
 

Poco a poco

No es recomendable la violencia, la fuerza, lo abrupto, para imponer las ideologías indecentes; basta con la acomodación de las mentes de forma…
chevron_right