España

La oposición recrimina a Pablo Iglesias "actitudes machistas"

España

España

La oposición recrimina a Pablo Iglesias "actitudes machistas"

Pablo Iglesias durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Senado.
photo_cameraPablo Iglesias durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Senado.
El vicepresidente se defendió diciendo que habría senadores "en la cárcel" si se les investigase
n n n El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, se defendió de la ofensiva que le dedicó el PP en el Senado a cuenta del llamado "caso Dina" con un contraataque directo a los senadores de este grupo, algunos de los cuales estarían según él "en la cárcel" si se les hubiera investigado tanto como a Podemos. El choque tuvo lugar ayer en la sesión de control de la Cámara Alta, y arrancó con una dura interpelación de la senadora Maria Salom dirigida al propio Iglesias, cuya dimisión pidió por mentir sobre el paradero de la tarjeta del móvil de su asesora Dina Bousselham. 
Le tomó el relevo el portavoz de su grupo, Javier Maroto, ocupado en denunciar los "insultos" y señalamientos del líder de Podemos a periodistas, para después seguir con otra pregunta al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y una más a la titular de Igualdad y pareja de Pablo Iglesias, Irene Montero.
"¿Se imagina usted qué hubiera ocurrido si en España a ustedes se les hubiera investigado con la misma intensidad que a nosotros? Que muchos de los que están ahí estarían en la cárcel", espetó el vicepresidente segundo del Gobierno a Maria Salom tras escuchar sus acusaciones, entre ellas la de actuar como "macho alfa de la manada" al no informar a su asesora de que tenía la tarjeta de su teléfono móvil. La estrategia diseñada por el PP para la jornada consistió en atacar a Iglesias desde varios frentes, al reprocharle que se comportó con actitudes machistas respecto a Bousselham, que mintiera al ocultarle que tenía su tarjeta y que se escudase en atacar a periodistas para eludir sus responsabilidades. 
Así, la senadora Salom cree que "nadie en su sano juicio aceptaría" la versión que dio Iglesias del caso, cuando aseguró en una entrevista que no le dio la tarjeta a su colaboradora para evitar causarle más daño; más bien piensa que "se estaba protegiendo a sí mismo" y por ello aseguró que debe dimitir. Pablo Iglesias le decolvió la pelota al proclamar que nadie como el PP cuando gobernaba "ha atacado de manera tan vil la libertad de prensa". n

Comentarios