Economía

El diésel bajó un 5% en Vigo en lo que va de año y la gasolina el doble

Economía

economía

El diésel bajó un 5% en Vigo en lo que va de año y la gasolina el doble

Los precios de los carburantes bajaron estos días tras el alza durante el verano.
photo_cameraLos precios de los carburantes bajaron estos días tras el alza durante el verano.
El teletrabajo, las restricciones y confinamientos provocan una reducción de la demanda de combustibles 
Los carburantes de automoción dan un respiro a los conductores con precios a la baja en un contexto generalizado de menor consumo debido a los rebrotes por la pandemia y el teletrabajo.
 En Vigo, el diésel se abarató un 4,7% con respecto al mes de enero y la gasolina un 9,7%. Ayer mismo, el litro de gasóleo A habitual cotizaba a 1 euro en la inmensa mayoría de las estaciones de servicio de la ciudad, donde sólo dos lo servían a 1,10 y tres de ellas a 0,98 y 0,99 céntimos. A principios de año el gasóleo costaba 1,26 euros de media, lo que supone un ahorro de unos 15 euros en el llenado de un depósito de 55 litros. 
En el caso de la gasolina súper 95, los precios oscilan entre 1 euro y 1,22, situándose la media en 1,20. A comienzos de año cotizaba a 1,33 euros el litro, según datos del portal de hidrocarburos del Ministerio para la Transición Ecológica.
La caída es generalizada en toda España, si bien la provincia de Pontevedra se sitúa entre las diez con los precios más altos de todo el territorio nacional. 
Según el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), la gasolina se vende hoy en día en nuestro país a una media de 1,162 euros el litro y el gasóleo a 1,040 euros. En lo que va de año, la gasolina redujo su precio un 12% y el gasóleo es un 16,60 % más barato.
En España, la gasolina sigue estando más barata respecto a la media de la Unión Europea (UE) y la zona euro, donde el litro cuesta 1,26 euros y 1,31 euros, respectivamente, y el gasóleo vale 1,11 euros en la UE y 1,13 euros en la eurozona.
El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.