Atlántico

CELTA

La regañina de la afición

Parte de la hinchada celeste echa en falta algún gesto del equipo en los desplazamientos

Aficionados del Celta animan a su equipo durante el partido del sábado en Ipurua.
Aficionados del Celta animan a su equipo durante el partido del sábado en Ipurua.
La regañina de la afición

El Celta estuvo arropado el sábado en Ipurua por aproximadamente medio millar de aficionados. El desplazamiento a Eibar es uno de los más sencillos –o más bien de los menos complicados– en un campeonato formado en un cincuenta por ciento por equipos andaluces o del levante español. Es por ello que cientos de seguidores celestes no quisieron dejar pasar la oportunidad de acudir al País Vasco, a pesar de las escasas entradas que el Eibar puso a disposición de la afición visitante, lo que obligó a muchos a adquirir localidades para otras gradas a un coste superior. Esos cinco centenares de hinchas del Celta no pudieron ver ganar a su equipo, pero eso no fue lo que más dolió a muchos de ellos. Al término del partido, los pupilos de Eduardo Berizzo no se acercaron al lugar en la que se agolpaban la mayoría de sus aficionados para agradecerles su apoyo y sólo algunos de ellos, entre los que se encontraban el capitán Augusto Fernández o Sergi Gómez, les dedicaron un aplauso desde el círculo central. Un gesto feo que ya tiene precedentes y que no gustó a muchos seguidores.
La cuestión puede parecer baladí, pero tiene recorrido y la Federación de Peñas ya le ha trasladado en diferentes ocasiones a los dirigentes del club el malestar que existe entre algunos aficionados que habitualmente viajan con el equipo por este motivo. "Siempre que tenemos la oportunidad de estar con el presidente o otros miembros de la directiva se lo decimos, pero no sabemos si después esa petición llega o no al equipo", explica Pepe Méndez, presidente de la Federación de Peñas del Celta, que no le da excesiva importancia al tema pero sí reconoce que echan en falta un gesto por parte del equipo. "Deberían agradecer el esfuerzo económico y físico de los aficionados que se desplazan a apoyar al equipo, porque en este tipo de viajes el cansancio es importante. Ganes o pierdas, debes acordarte de la afición. Es un gesto que no cuesta mucho y sin embargo la gente lo agradece", explica el máximo responsable de las peñas.
No obstante, Pepe Méndez se muestra comprensivo con lo sucedido: "Cuando acabó el partido, comenzaron a saludarse con los jugadores del Eibar y hubo dos o tres futbolistas que se quedaron para saludar, pero cuando se dieron cuenta, los demás ya se habían ido. Unas veces saludan y otras no".
Sea como fuere, la ausencia de un gesto no gustó y esta vez fue la afición la que dedicó una pequeña regañina a los futbolistas.n