Atlántico

CELTA

El 4-4-2 no es intocable

Escribá señala que la llegada de Denis y Rafinha "nos da la opción de jugar con tres por dentro"
Fran Escribá (d), con su ayudante David Generelo, ayer, en las instalaciones deportivas de A Madroa.
Fran Escribá (d), con su ayudante David Generelo, ayer, en las instalaciones deportivas de A Madroa.
El 4-4-2 no es intocable

Durante la mayor parte de su carrera en los banquillos, y también en el tiempo que lleva en el Celta, Fran Escribá se ha mostrado como un firme defensor del 4-4-2, un sistema en el que cree para generar equilibrio en el equipo, pero que está dispuesto a variar esta temporada debido a la llegada de futbolistas como Denis Suárez o Rafinha Alcántara.
Así lo manifestó el propio entrenador celeste en una entrevista emitida ayer por Celta Media. "Sinceramente, creo que el 4-4-2 es un sistema que nos va muy bien porque tenemos laterales con buen recorrido, tenemos un buen medio campo, jugadores de banda que tanto pueden ir por dentro como por fuera y que tienen buena llegada a gol, delanteros que, elijamos los que elijamos, tienen gol y presencia en el área… Entonces admito cualquier comentario sobre eso, pero creo que es el sistema que mejor va con esta plantilla", explicó un Escribá que, no obstante, dijo también que "es cierto que con la llegada de jugadores como Denis o Rafinha nos abre una opción muy buena para jugar con tres por dentro, porque son gente con mucha calidad, con muy buena llegada y que nos dan muy buen fútbol. En el caso de Rafa, acaba de llegar y hay que darle tiempo para que se adapte al equipo, pero sí creo que tendremos otras soluciones, otras variantes". 
En este sentido, el técnico valenciano valoró el empate cosechado en Sevilla en la anterior jornada de Liga. "Me quedo sobre todo con la sensación del colectivo, de ser un equipo fuerte, de que cuanto toque sufrir, como en Sevilla, sufrió junto, cuanto atacó, atacó junto".
Sobre el encuentro del Ramón Sánchez Pizjuán, Fran Escribá destacó que  "el de Sevilla es uno de esos partidos que posiblemente el año pasado lo hubiéramos perdido, porque el equipo no se sentía tan fuerte como colectivo. Sin embargo, este año reaccionamos bien. Incluso encajando un gol a última hora, reaccionamos rápido, incluso quedándonos durante ocho o diez minutos con un jugador menos, el equipo fue agresivo, intenso. Yo creo que esa es una de las claves de lo que está sucediendo, pero en general estoy satisfecho y me quedo sobre todo con ese esfuerzo colectivo".

Ilusión desde la humildad
Escribá tiene muy presente lo sucedido el curso pasado a la hora de fijar los objetivos del actual. "Comparto la ambición y la ilusión de la gente, pero creo que debemos partir de la humildad. Venimos de hacer un mal año, en el que el equipo estuvo muy cerca de haber descendido, y creo que el primer paso es tener la humildad de saber que venimos de un momento muy duro. A partir de ahí, con los buenos jugadores que tenemos más los buenos refuerzos que han llegado, es lógico ser ambiciosos y pensar en otra cosas. Creo que es bueno competir teniendo la cabeza en llegar lo más arriba posible, pero sería un error olvidar de dónde venimos, olvidarnos de esa humildad, que es lo que nos hizo salvarnos el año pasado y que creo que es lo que va a hacer que seamos fuertes esta campaña".
Por último, el técnico reconoció que "una de las cosas que me ha sorprendido, pero positivamente, es la reacción de la afición en un momento tan duro como el que pasamos la temporada pasada". n