Atlántico

SANTI MINA. DELANTERO DEL CELTA

"Confieso que creía que no iba a recibir tanto cariño de inicio"

"Ser el fichaje más caro de la historia del Celta es una responsabilidad que hay que saber llevar pero en Valencia me curtí". "Que el club haya apostado por mí o por Denis  representa las ganas de crecer y demostrar que la cantera es importante" 
 

 

 

Santi Mina, delantero del Celta y uno de los fichajes canteranos de esta temporada, ayer en A Madroa.
Santi Mina, delantero del Celta y uno de los fichajes canteranos de esta temporada, ayer en A Madroa.
"Confieso que creía que no iba a recibir tanto cariño de inicio"

Santiago Mina Lorenzo (Vigo, 1995), Santi Mina para el fútbol, está feliz. Con su amigo Rubén Blanco de primer contacto, decidió volver a casa tras cuatro temporadas en el Valencia.Y, aunque cambió la Liga de Campeones por la aspiración europea, está seguro de haber dado un paso adelante en su carrera.

¿Cómo se encuentra de la lesión?
Estoy bien del tobillo a nivel de dolores. Pero falta ver el fin de semana cómo me siento. Estoy entrenando fuerte y espero aguantar lo máximo posible el domingo si me toca jugar de titular.

¿Se ve preparado ya para entrar en el once inicial?
Está claro que sí. Entreno fuerte para lograrlo. Lo estoy dando todo y cuidándome porque soy un jugador que, por mi estilo, necesito estar bien físicamente.

¿Cómo se maneja esa expectación que existe por verlo en el once?
Escuchar esos comentarios de la gente me enorgullece. Que la afición me muestre ese cariño y esas ganas de que triunfe en el equipo que me vio crecer es muy importante. Lo agradezco y espero responder en el campo con goles, buen juego y  sumando victorias.

¿Ha encontrado muy cambiado el club cuatro años después?
Muchos cambios no he notado. Es un club muy estable, en el que van bien las cosas. Es cierto que el año pasado en lo deportivo no fue como todo el mundo quería. Pero no noto cambios. Hay gente muy buena, muy sana en el entorno Celta y eso no debe cambiar.

"Volver no sería un paso atrás aunque no vayamos a Europa"

¿A quién le dijo primero que volvía a Vigo?
Obviamente, a mis padres y a mi hermana. Pero el siguiente en saberlo fue Rubén. Él fue el primero que me llamó para comunicarme que el Celta tenía interés por mí, porque yo no mantenía ningún tipo de conversación con ningún directivo. Yo lo pensé en mi casa. Creía que mi ciclo en el Valencia había terminado y que volver hecho ya un futbolista, habiendo jugado competición europea, podría ser un paso adelante en mi carrera, pudiendo jugar muchos minutos al lado de grandes jugadores como Iago, Denis, Rafa, Brais... Puedo demostrar que soy capaz de meter muchos goles si tengo continuidad.

¿Usted, Denis, Rafinha... se juegan más que el resto de compañeros porque de no entrar en Europa se podría pensar que han dado un paso atrás?
No lo creo así para nada. He venido aquí para dar un paso más en mi carrera, a coger galones dentro de un gran equipo. Dentro del vestuario, me siento en poco tiempo una persona importante a nivel humano y futbolístico. Y para mí eso no es dar un paso atrás aunque el equipo no entre en Europa. Un futbolista tiene que crecer en muchos aspectos, no sólo en lo deportivo, sino también en el carácter para hacer crecer al Celta.

¿Costó mucho convencer al Valencia de su deseo de marchar?
Sí. Es cierto que me habría gustado jugar más de lo que jugué, aunque al final en Liga igual tuve más de 20 titularidades. Creo que el club estaba contento con mis dos últimos años. Pero son decisiones que se toman. Ellos tenían interés por Maxi y yo por volver a casa. Se dieron las circunstancias para que yo volviera. Recibí algún mensaje del míster o de Mateo Alemany apenados de que me fuese porque había sido un jugador importante para ellos pero también entendían mi decisión.
Vuelve siendo el fichaje más caro de la historia del Celta. ¿Supone una responsabilidad?
Sí que lo es. Pero aprendí, cuando me fui al Valencia siendo un niño de 19 años por el que habían pagado 10 millones, que hay que saber llevarlo. Al principio de llegar allí, tenía una mochila gigante: un niño que viene del Celta por 10 millones. Así que me costó hasta que marqué mi primer gol contra el Barça. Son experiencias de las que aprendes. Sí noto cierta responsabilidad por el paso que dio el club cuando recibió una gran oferta por Maxi pero mantuvo su palabra, dada al Valencia y a mí. Eso fue muy importante.

¿Que un canterano sea el fichaje más caro de la historia lo ve como una apuesta mayor por ella o como un pequeño fracaso?
El club también se da cuenta de que los jugadores que salen son grandes futbolistas. Que haya hecho esa apuesta por mí o por Denis, que hemos supuesto un gasto importante, representa las ganas que tiene de seguir creciendo y demostrando que nuestra cantera es muy importante. Y eso es lo que tienen que ver los chicos de abajo. Que jugadores que por A o por B tuvimos que salir en su día regresamos para crecer nosotros y para que crezca el Celta.

Cuando decidió volver, ¿sabía que Denis Suárez planeaba hacer lo mismo e influyó?
No, para nada. Yo fui el primero que supe del interés del Celta y no tenía ni idea de lo de Denis. Es cierto que coincidimos por Vigo un día y yo le conté que tenía la decisión tomada y que estaba a la espera de que se resolviesen las cosas con el Valencia. Porque hubo momentos en que se pusieron feas por aspectos que se dan en los traspasos. Por eso se hizo el de Denis primero. Pero yo lo tenía acordado con el Celta dos o tres semanas antes.

¿Hasta qué punto se ha exagerado este mercado con que la intermediación de Iago ha sido clave?
Iago es un ídolo. Hay que verlo así. Es cierto que el año pasado había otros diez compañeros más en el campo, pero él fue el que se echó el equipo a la espalda y el que lo salvó. Es ese espíritu, esa afouteza. Es cierto que envía mensajes, por el carisma que tiene y el poder dentro del vestuario. "Aquí estarías bien", te dice. Le encanta el fútbol y en lo que es capaz intenta ayudar al club. Si puede dar una opinión al director deportivo, al entrenador o a algún jugador, lo va a hacer porque lleva al Celta en el corazón.

El reencuentro con el vestuario ha sido fácil porque tiene amigos, ¿el reencuentro con la afición ha sido más sencillo de lo que esperaba?
La verdad es que sí. Tengo que confesar que yo creía que no iba a sentir de inicio todo el cariño que igual yo quería. Pero ya yendo por la calle el día de mi presentación y un día clave fue cuando reaparezco en Balaídos ante el Valencia. Por lo que escuché, la gente me recibió bien y para mí eso es muy importante. Soy jugador del Celta de nuevo, de un club que me vio crecer y me lo dio todo. Y que la gente me apoye es muy importante.

En el contexto del crecimiento personal, ¿fueron especialmente duros los días de sus visitas a Vigo con el Valencia? 
En el Valencia he madurado a todos los niveles. Es un club muy exigente y en los dos primeros años que estuve allí quedaba el décimo o el décimo segundo y un estadio de 45.000 personas te pitaba. Eso te curte y te ayuda. Cuando venía aquí con el Valencia, yo tenía otra camiseta puesta y Balaídos expresaba los sentimientos que tenía en forma de silbidos y eso también me ayuda a seguir creciendo, a superar las situaciones negativas. Pero a día de hoy, estoy muy contento de que el otro día cuando salté otra vez con la camiseta del Celta, la gente me recibiese como lo hizo.

Van tres jornadas en las que el equipo ¿ha dado más cosas positivas que negativas?
Si ves los rivales contra los que hemos jugado, tener cuatro de nueve puntos es que las cosas se están haciendo bien. Hemos jugado contra equipos que aspiran a Liga de Campeones y que se gastan millonadas. En Sevilla, se nos notó muy felices tras el empate y es por eso. Nos costó más en la primera parte, pero en la segunda tuvimos más personalidad y eso nos llevó a sacar un punto importante, que ahora tenemos que hacer bueno contra el Granada ganando los tres.

En ese partido dio su primera asistencia. Le supungo a la espera del primer gol.
El gol es de lo que vive un delantero. También soy feliz dándole un gol a un compañero. Lo importante es abrazarnos todos y ver sonreír a tus compañeros en la piña. Lo fundamental es celebrar todos juntos al final de temporada. A uno le gusta marcar, pero si puedo dar un gol, perfecto.

En ese sentido, aquí estamos acostumbrados a otorgar el pichichi a Iago casi de salida. ¿Viene a pelearle ese título?
Vengo a hacer el máximo número de goles posible, como va a intentar hacer Iago. Pero con la conciencia tan tranquila y tan buena de que si estoy solo contra el portero y veo a Iago mejor situado se la voy a dar él. No voy a ser egoísta en ningún momento porque esos egoísmos llevarían al equipo a una racha negativa. Pero por mucho que un delantero viva del gol, si veo a otro compañero mejor situado, voy a pasar.

Fichajes como usted han levantado mucha ilusión y entre los aficionados se habla de Europa. ¿Se ha generado demasiada expectación?
Me gusta que me pregunten sobre esto. Es cierto que nosotros, dentro del vestuario, sabemos que tenemos un gran equipo, que tenemos grandes jugadores y que jugamos bien al fútbol. Pero la Liga es muy larga. La mentalidad de cada uno de nosotros es aspirar a lo máximo. Creemos que podemos entrar en Europa pero hay que ser realistas: ganar en la Liga es cada día más complicado y cada día los equipos compiten mejor. Es muy complejo pero equipo y calidad tenemos de sobra si salimos cada fin de semana concentrados y con ambición. Así, podemos hacer grandes cosas.

Se ha creado un pequeño debate en Vigo sobre el 4-4-2 y usted viene de un equipo en el que es...
Inamovible. Al final, en la tele sale el 4-4-2 todos bien colocaditos pero no es así. El otro día cuando salí me tiraba más a banda... Lo importante es la movilidad, querer el balón y no estar clavados. El esquema es lo de menos. Este domingo, con el equipo más rodado, la gente va a ver que no es un 4-4-2 rígido. Que no es un futbolín.

Ha dicho Escribá que, aunque usted podría jugar en banda, no lo quiere alejar de la portería.
Mis dos mejores años han sido como delantero centro, aunque sí es cierto que el primer año en Valencia jugué por banda derecha. Me considero un futbolista inteligente que, juegue en la banda o de delantero, sabe dónde puede hacer daño al rival. Me adapto a las dos posiciones pero donde mejor me han salido las cosas han sido de delantero.

Hablando del Valencia, ¿qué le parece la destitución de Marcelino?
Es intachable todo lo que ha hecho en el club. Estábamos hundidos y él nos sacó de esa situación. Dos años clasificados para Champions, semifinales de Liga Europa, un título... No sé la situación desde dentro, pero desde fuera diría que es injusto. Es un grandísimo entrenador y lo demuestra en todos los equipos. Sé que les va a ir muy bien a él y a su equipo allá donde estén y eso les deseo.n