Atlántico

BALONCESTO

El Celta vive en la montaña rusa

El equipo vigués encajó ante el líder la segunda derrota consecutiva tras un pésimo tercer cuarto y un final a cara o cruz
Ainhoa Lacorzana, una de las destacadas ayer en el Celta, busca un pase ante Peyton Ferris.
Ainhoa Lacorzana, una de las destacadas ayer en el Celta, busca un pase ante Peyton Ferris.
El Celta vive en la montaña rusa

El Celta Zorka Recalvi vive una montaña rusa. Al equipo de Cristina Cantero le está costando encontrar la regularidad esta temporada y es capaz de dar lo mejor y de ofrecer lo peor en el mismo encuentro. Ayer, contra el líder, como hace una semana frente al colista, el conjunto vigués completó una primera parte casi impecable y llegó a tener una ventaja de 14 puntos, pero en algún momento del partido –esta vez fue en el tercer cuarto– se desconectó y permitió que su rival igualara la contienda para llegar a un final a cara o cruz que cayó del lado visitante. El Celta encajó así la segunda derrota seguida y ya lleva las mismas que en toda la temporada pasada cuando sólo se han disputado seis jornadas, unos resultados que dejan a las celestes en el quinto puesto, fuera de la zona de 'play-off' por primera vez desde septiembre de 2017.
En el encuentro de ayer, el Zorka Recalvi rindió casi al ritmo de una de sus principales referencias, Breanna Richardson. La estadounidense protagonizó un gran comienzo y anotó 13 puntos en el primer cuarto, pero Cantero la sentó en el segundo para dar entrada a la segunda unidad y, cuando regresó a la pista, parecía otra jugadora. Sólo fue capaz de aportar dos puntos más en el resto del partido.
Nada hacía presagiar el naufragio celeste en el primer periodo, que comenzó igualado y con una lucha cerrada en la pintura entre Elo Edeferioka y Marta Miscenko. La nigeriana inauguró el marcador y anotó los cuatro primeros puntos del equipo vigués, pero Arroyo y Miscenko mantenían el electrónico apretado. Un triple de Koskimies puso por primera vez a las vascas por delante (8-9, min.5, y 8-11, min.6), pero entonces empezó el recital de Richardson, que primero dio la vuelta al resultado y cerró el cuarto con un triple que daba una renta de cinco puntos a las celestes (21-16, min.10).
Cristina Cantero apostó por la segunda unidad en el segundo periodo, pero el Celta apenas notó la diferencia. La defensa individual seguía siendo eficaz y de los puntos se encargaban María Barneda y Helmi Tulonen, a las que se unió incluso la canterana Noa Comesaña con un 2+1.
En el minuto 15, con 32-18 en el marcador, el entrenador del Ibaizabal, Josema Alcántara, pedía el primer tiempo muerto del partido. La pausa mejoró al líder, que redujo la diferencia a ocho tantos. Cantero devolvió entonces a la pista al quinteto titular, pero Richardson cometió una personal, la segunda, nada más salir y volvía al banquillo. No obstante, Lacorzana tomó la responsabilidad en ataque y el Celta llegó al descanso con una ventaja de diez puntos (42-32).
El comienzo del tercer cuarto mostró a dos equipos intensos en defensa y desacertados en ataque. Durante tres largos minutos, el marcador no se movió, pero a partir de ahí, el GDKO recuperó la puntería y el Celta Zorka Recalvi, no. Seis minutos tardó en anotar el conjunto vigués y fueron dos tiros libres de Lacorzana, pero en los últimos tres minutos del cuarto, Miscenko y Arroyo acribillaron el aro del cuadro celeste y pusieron al líder por delante del marcador mucho tiempo después (49-51, que se quedó en 50-51 con un tiro libre de Barneda).
En el inicio del último cuarto se mantuvieron las penurias ofensivas del Celta. Koskimies y Miscenko dominaban la pintura y una canasta de Alicia Villegas ponía una ventaja máxima de ocho puntos para las visitantes en el minuto 35 (52-60).
Pero si algo tiene el conjunto vigués es orgullo y, cuando peor pintaban las cosas, fue capaz de reengancharse al partido para poner emoción a los instantes finales.
El Ibaizabal se cargó de faltas y entró pronto en bonus, lo que permitió a las viguesas ir reduciendo la diferencia a base de tiros libres de Ainhoa Lacorzana y Elo Edeferioka. Sin embargo, a tres del final, la desventaja era todavía de cinco puntos y al Celta le costaba un mundo terminar cada ataque porque las vascas defendían con uñas y dientes y apenas dejaban huecos.
Todo cambió con un triple de Lacorzana que no sólo apretó el marcador (61-63, min.37), sino que despertó a un pabellón que parecía haber aceptado la derrota antes de tiempo. Elo Edeferioka igualó el partido a continuación con dos tiros libres (63-63, a 1:58 del final) y volvió a hacerlo tras una nueva canasta de Villegas (65-65) cuando sólo quedaban 35 segundos. Pero ahí estuvo mejor el Ibaizabal, que aprovechó su ataque para ponerse de nuevo por delante. Lacorzana, que estaba siendo una de las más destacadas del Celta, cometió falta en ataque en la siguiente jugada y Miscenko anotó un tiro libre a menos de tres segundos del final (65-68). A la desesperada, las viguesas no pudieron forzar la prórroga. Queda mucho trabajo. 

Celta Zorka Recalvi (21+21+8+16): 
Anne Senosiain, Ainhoa Lacorzana (14), Itziar Germán, Breanna Richardson (15), Elo Edeferioka (14) –quinteto inicial–, Celia García (2), Noa Comesaña (3), Helmi Tulonen (8), Tamara Montero (2) y María Barneda (8).
GDKO Ibaizabal (16+16+19+17): 
Ane Arrien, Laura Arroyo (17), Peyton Ferris (2), Elina Koskimies (6), Marta Miscenko (20) –quinteto inicial–, Paule Portilla, Ana Iruskieta, Virginia Sáez (8), Maiane Aizpurua, Ndeye Kamara (5) y Alicia Villegas (10).
Árbitros: 
Coladas y Abalo. Sin eliminadas.
Incidencias:
Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga Femenina 2 (Grupo A), disputado en el pabellón de Navia ante unos 800 espectadores.