Un coche sin gasolina

Un coche sin gasolina

El domingo pasado comentaba en este mismo lugar, el compromiso lanzado desde Guatemala por el Presidente del Gobierno de que no tenía ningún problema en gobernar por decreto, si no conseguía aprobar los Presupuestos. De hecho, Sánchez estaba dispuesto a ni tan siquiera presentar las cuentas en el Congreso, a pesar de que es una obligación constitucional. Ahora, parece que cambia de nuevo de opinión y asegura que sin Presupuestos la legislatura se acorta y adelantaría la convocatoria de elecciones. Las fechas siguen siendo pasto de especulaciones. Desde marzo hasta otoño, pasando por mayo, coincidiendo con las municipales, autonómicas y municipales. Sin embargo, el 26 de mayo, que sería un auténtico superdomingo, con cinco urnas, es la menos probable.
Al Presidente se le ha revuelto la hemeroteca. Siendo secretario general del PSOE le espetó a Rajoy que sin Presupuestos no podría gobernar y debería convocar elecciones. Un país sin cuentas es como "un coche sin gasolina". Además, algunos de sus ministros y personas de confianza le han recordado la obligación constitucional de presentar las cuentas, aunque sea para que se las devuelvan. Y los agentes económicos, empresarios e inversores, presionan ante la incertidumbre que está generando la falta de gobierno y los continuos anuncios que sólo generan inseguridad y desconfianza. Hace unos días, en "Libertad Digital" aseguraba José María Rotellar que "desde el pasado mes de mayo, la inversión empresarial, es decir la de sociedades mercantiles y extranjera, disminuye". También distintos expertos trasladan al presidente la incertidumbre fiscal que está generando en las empresas, autónomos y en general en los trabajadores, lo que colapsa la toma de decisiones tanto de inversión como de consumo.
Es posible que Sánchez tenga la tentación de aprobar alguna medida como la subida del SMI o algún retoque en la reforma laboral actual como reclamos puramente electoralistas. Y eso, a pesar del daño que sabe que podrían hacer en la marcha de la economía en un momento de ralentización clara. Podría considerarlas medidas de pura campaña, ya que al parecer lo que le recomiendan sus encuestas es que la convocatoria electoral tenga lugar más pronto que tarde.