VIGO

Un tercio de los hombres tienen disfunción eréctil tras los 65

Esta edad baja en el caso de los pacientes de artritis, según indicaron en un curso del Cunqueiro

El urólogo Rubén Montero, durante el taller de debate en el Hospital Álvaro Cunqueiro.
El urólogo Rubén Montero, durante el taller de debate en el Hospital Álvaro Cunqueiro.
Un tercio de los hombres tienen disfunción eréctil tras los 65

 Uno de cada tres hombres mayores de 65 años en el área viguesa padecen problemas de disfunción eréctil, según los datos de Urología del Complejo Hospitalario de Vigo. Esta edad desciende considerablemente en los  pacientes con artritis. Este fue precisamente el eje central de un taller de debate que se celebró en el Cunqueiro, en el que se analizó la relación de esta patología o de sus tratamientos con la aparición de los problemas funcionales en hombres.


El taller fue organizado por la Asociación de Enfermos con Artritis de la Provincia (Asearpo) junto con el servicio de Urología del Complejo Vigués. En la reunión participaron cerca de treinta personas pertenecientes a la asociación, que expusieron sus dudas sobre la cuestión al urólogo Rubén Montero. La presidenta de la Asociación, Mabel Avendaño, indicó que “tenemos asociados con problemas de disfunción en edades mucho más tempranas, a partir de los 35 o los 40 años”.


La disfunción eréctil se caracteriza por la aportación insuficiente de sangre al pene para que este pueda tener una erección ante un estímulo sexual. Las causas pueden ser muchas y complejas, tanto anatómicas como neurológicas. Y uno de los supuestos en los que se produce es en los pacientes que sufren artritis. “Lo que se desconoce en muchos casos es si la disfunción es consecuencia directa de padecer la enfermedad o si, por el contrario, se produce por los efectos secundarios de determinados fármacos que se utilizan para los tratamientos de la artritis, porque no todos los enfermos tienen ese problema asociado”, explica la presidenta de Asearpo.


Existen distintos procedimientos para tratar la disfunción eréctil, como la medicación específica, el empleo de dispositivos o las prótesis, cuya implantación no está muy extendida y que solo es solución para un reducido grupo de pacientes.