ECONOMÍA

PSA Vigo contradice al motor español y produce más vehículos en 2017

La Asociación de Fabricantes reconoce que no se alcanzarán los 3 millones de coches ensamblados este año

PSA mantiene su ritmo exportador pese a los problemas políticos como el Brexit o la crisis en Cataluña.
PSA mantiene su ritmo exportador pese a los problemas políticos como el Brexit o la crisis en Cataluña.
PSA Vigo contradice al motor español y produce más vehículos en 2017

  La factoría de Vigo del Grupo PSA va contracorriente. El vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, admitió ayer que España no alcanzará este año el objetivo de los tres millones de coches producidos, como se había marcado la asociación hace cinco años con el lanzamiento de su Plan 3 Millones, que preveía que en 2017 se conseguiría esta cifra de producción.
El ejecutivo alertó durante un foro sectorial en Barcelona de que lo más preocupante es que España cerrará este año con menos producción que el año pasado, ya que hasta octubre acumula una caída del 3,9%, mientras que el resto de países europeos de su entorno están registrando descensos menos acusados -en Francia un 0,7% y en Gran Bretaña un 2,7%- o incluso están creciendo, como es el caso de Italia (+7,9%).
Todo ello mientras la planta de Vigo bate su récord de producción de las furgonetas Berlingo y Partner en su último año de vida comercial antes de las llegadas de los nuevos modelos del proyecto K9.
En el mes de septiembre, el director de PSA Vigo, Frédéric Puech, indicó que la previsión para este año supera las 435.000 unidades, lo que es "un volumen más importante que el del año pasado". Supondría un 2,57% más que en el 2016 (424.100 unidades). El ejercicio presente fue radicalmente distinto al que estaba previsto. Con un ERE todavía sobre la mesa, la compañía comunicó a los sindicatos el año pasado que la baja demanda de las furgonetas podría llevar a la compañía a fabricar menos de 400.000 vehículos este año, lo que finalmente no ha sido así.
Mario Armero también reconoció que la evolución de las ventas a particulares está "por debajo de las expectativas" de Anfac, ya que este año está previsto que las matriculaciones de turismos entre particulares crezcan un 3% respecto al año pasado, mientras que el objetivo de la asociación es crecer el doble que el PIB español, por lo que se debería cerrar 2017 con un aumento de las ventas por encima del 6%.
Armero indicó que el hecho de no alcanzar los objetivos para este año se ve en Anfac como "un alto en el camino, como un año de transición, y con ganas de trasladar este compromiso para el año que viene", y consideró que España necesita fijar una agenda de trabajo consensuada entre todos los agentes implicados, liderada por el Gobierno.
"Lo que estamos pidiendo es más atención", afirmó Armero, que explicó que en Francia y Gran Bretaña los gobiernos están impulsando reuniones de alto nivel para planificar el crecimiento futuro del sector de la automoción.
Según Anfac, hay tres áreas de trabajo principales: un pacto por la industria para mejorar la competitividad; el impulso de la movilidad inteligente, y una nueva fiscalidad más medioambiental.