El que parpadea pierde

El que parpadea pierde

El nivel del debate político en España, últimamente no es muy alto, faltan buenos oradores y por el contrario aparecen los macarras, con actitudes chulescas, cuyas cartas credenciales son el “aquí estoy yo” y les falta poco para decir aquello de “eso no me lo dice usted en la calle”, para resolver las diatribas con argumentos de baja estofa.  "A mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una derechita cobarde”, dice Aznar dirigiéndose a Vox que utiliza esas palabras para calificar al PP, o mejor, a la etapa del PP dirigida por Mariano Rajoy.  Y el presidente de VOX , Santiago Abascal responde que "Cuando quiera le hablo mirándole a los ojos de la derechita cobarde". Solo les falta enviarse los padrinos para fijar fecha y hora para jugar como los niños a ver quien parpadea antes y pierde. Pero las acusaciones son tan graves y el enfrentamiento entre los machos alfa de la derecha y la ultraderecha tan a cara de perro que de esa pelea solo puede salir perjudicado Pablo Casado.