Opinión

Nihil novum siub sole

Opinión

Nihil novum siub sole

Gorecho ha llegado hoy con una cara tirando a mustia.

Pidió a Andrés, nuestro barman, su manzanilla y éste al ver su cara tan triste le preguntó:

-¿Qué le pasa? Trae usted el semblante desvelado… ¿Malas noticias?

- Regular, pero más bien sí… Esto anda mal, bastante mal. ¿Sabes que nos estamos quedando sin negocios? Mejor dicho: sin comercios…

-Bueno… No será tanto. Porque yo he leído en la prensa que están apareciendo plazas nuevas. Ahora que si usted lo dice…

- No, yo no lo digo… No hay más que mirar… Si se te ocurre dar un paseo por nuestras calles y contemplar nuestros escaparates observarás que están ayudados por carteles que ofrecen sus prendas, sus… ¡lo que compren! No sé a dónde vamos a ir a parar…

-Iremos, don Gorecho, al paro total.

-Hombre… Sin embargo, eso que dice la prensa y la tele es que el país va para mejor…

-¡O no…!

-¿Quién lo sabe? Mira… Mira lo que traigo aquí…

-Un periódico… Ya, ya… Pero es muy antiguo…

-Ya… Es que lo traigo para que cuando lleguen los demás tertulianos vean que la cosa no está tan mal…

Sacó Gorecho un periódico que llevaba debajo de la gabardina, lo abrió y leyó:

“Las italianas”. Calles constitución y Amargura. “Lo que más conviene a las familias es comprar bueno y barato”. Y lee esta otra: “Primitivo Blein” Ferretería. Hierros, aceros, cobre latón y otros artículos.

-Oiga, don Gorecho. Eso es lo normal. Vender barato, siempre. ¿O no?.

-Claro. Y escucha más: “Gran Fábrica de Dulces Matías López. Premiada con ocho medallas.”

Estupendo: Así tenían que ser todos los vendedores y comparadores. ¿Me permite ojear y hojear el periódico, don Gore? Gracias. Lo que veo es que se llama La Concordia. Diario de Vigo. Lo peor es que su fecha es -¿era!- del viernes 8 de abril de 1892.

-Ya. Pero animará a los lectores, ¿o no?.

-(La m. q. t. p. d. G.).