Caos en el mercado de alquiler

Caos en el mercado de alquiler

La inseguridad jurídica, desconfianza y recelo de arrendadores y arrendatarios es más elevada que nunca después de que el pasado 19 de diciembre entrara en vigor el Real Decreto que modificaba el mercado del alquiler y que ahora ,desde el pasado 22 de enero ,ha quedado derogado en el Congreso, a la espera de una nueva ley que podrá llegar ,o no, y que aún no sabemos ni su contenido, ni sus principales líneas de actuación .En definitiva ,el propio ejecutivo mete más presión aún al propio mercado del alquiler desestabilizando así cualquier  propósito de normalización , increíble pero cierto. Pero lo que si debemos tener en cuenta es que el contrato de arrendamiento firmado durante la vigencia del real decreto ley, es decir, desde el pasado 19 de diciembre, tendrá plena validez puesto que hay que respetar la voluntad de las partes. Sin embargo, los plazos de prórroga forzosa para el arrendador y a voluntad del inquilino quedarán en 3 años (sea un particular o una empresa) y la tácita reconducción será anual. Si el contrato contempla 5 o 7 años de duración, esto queda inalterado porque es la voluntad de las partes.
Pero la tácita reconducción que está en tres años por la reforma actual, quedaría sólo en un año .Pero si el contrato de arrendamiento se celebra por 1, 2 años o 3 años, está regulado por la Ley de 2013. Estamos en los tres años de prórroga forzosa y la tácita reconducción quedaría en un año.  Peor no lo pueden hacer, creo. En fin, lo que si tengo cristalino es que Solo con más oferta de vivienda lograremos contener los precios del alquiler. Por lo que quiero enumerar las siguientes claves a tener en cuenta: dar seguridad jurídica a los propietarios es la principal, como también lo es destinar el stock de viviendas de procedencia de las entidades financieras al alquiler.
Todo ello acompañado de incentivos fiscales a los propietarios recuperando las deducciones del 100, % para los inquilinos de menos de 35 años. Eliminar el IBI para los propietarios que arrienden a unidades familiares con ingresos de menos de 24.000€ anuales debería ser una premisa para cualquier administración local. Y otra premisa, pero esta vez para la administración autonómica debería ser crear un parque público de vivienda en alquiler, una necesidad imperiosa en los últimos años y que se ha obviado totalmente por desidia principalmente. Y ahora veamos los datos: actualmente en el circuito de comercialización de alquiler hay unas 4.500 viviendas en el conjunto de Galicia, (un 45% menos que hace 18 meses) .Pero si vemos el desglose por ciudades vemos que en Lugo son solo un centenar, en Ourense unas 400, en Vigo 700, en Pontevedra 140, en Coruña otras 700, en Ferrol 280 y en Santiago sobre 300 viviendas en alquiler. ¿El problema?, muchas de estas viviendas no están en buen estado, su ubicación no es la mejor o su precio es inasumible para el posible inquilino, ese es el problema.