COPA DEL REY

Mestalla se quedó pequeño para la celebración de la Copa

El Valencia festejó ayer con sus aficionados la victoria obtenida el sábado ante el Barcelona

Valencia celebró ayer la victoria en la Copa del Rey.
Valencia celebró ayer la victoria en la Copa del Rey.
Mestalla se quedó pequeño para la celebración de la Copa

El vetusto estadio de Mestalla se quedó pequeño ayer para albergar la gran fiesta de celebración del Valencia con sus aficionados tras ganar la Copa del Rey ante el Barcelona (2-1) en el año del centenario de un club que no festejaba desde hacía once la consecución de un título.
Incluso antes de que aterrizara el avión del Valencia en Manises el estadio había comenzado a llenarse. Nadie se quería perder la fiesta y eso que la noche había sido larga. Las tribunas altas fueran las últimas en abrirse al público después de que se llenara el resto del estadio y comenzaran a formarse colas en algunas de las puertas de entrada al coliseo valencianista.
Las casi dos horas que los aficionados tuvieron que esperar para que llegara el equipo al estadio no desanimaron a la afición, que no paró de cantar, hacer la ola y jalear a su equipo, mientras que por las pantallas del estadio veía el recorrido del autobús en el que viajaba la plantilla por las principales calles de la ciudad. Pasaban unos minutos de las 19:00 horas cuando el autobús asomó por una abarrotada Avenida de Suecia (donde se ubica la fachada principal de Mestalla) que, con una larga traca y al grito de "campeones, campeones" y "Sí, sí, sí, la copa ya está aquí", recibió a sus jugadores. Los futbolistas y los miembros del cuerpo técnico fueron saltando al césped de Mestalla y se subieron a una tarima ubicada en el centro del terreno de juego.
Los últimos en hacerlo fueron los cinco capitanes del equipo (Dani Parejo, Gayà, Jaume Doménech, Rodrigo Moreno y Geoffrey Kondogbia) acompañados del entrenador Marcelino García Toral.n