Deporte local

Objetivo, encajar menos goles

Deporte local

CELTA

Objetivo, encajar menos goles

El portero del Celta Rubén Blanco, ayer, en el entrenamiento que tuvo lugar en el estadio de Balaídos.
photo_cameraEl portero del Celta Rubén Blanco, ayer, en el entrenamiento que tuvo lugar en el estadio de Balaídos.
El Celta busca un mayor equilibrio entre defensa y ataque para transformar en puntos su potencial ofensivo
El Celta, uno de los equipos más goleados de Primera División la pasada temporada, se ha propuesto conseguir este curso un mayor equilibrio entre la defensa y el ataque para frenar una sangría que estuvo a punto de costarle el descenso hace unos pocos meses. El conjunto celeste encajó en la última Liga un total de 62 goles y solamente otros tres equipos lo superaron en esta faceta: el Rayo Vallecano (70) y el Huesca (65), ambos descendidos, y el Levante (66), que sigue en la máxima categoría. Solamente su facilidad para marcar –53 goles en 38 partidos la pasada campaña– evitó que el Celta acabase en Segunda División.
Por ello, uno de los objetivos del cuerpo técnico que encabeza Fran Escribá de cara a la temporada que empieza ya este fin de semana es mejorar sus números en defensa.
Así lo puso ayer de manifiesto el portero Rubén Blanco, que además considera que esa reducción de los goles en contra "tiene que ser el objetivo de todos, porque es verdad que generamos y llegamos a marcar muchos goles, pero también encajamos muchos. Y no sólo encajamos, sino que recibimos muchas ocasiones de gol. Entonces creo que ese es un aspecto que tenemos que mejorar y además tenemos bastante margen todo el equipo, porque hay veces que sólo se mete ahí a la defensa y al portero, pero es todo el equipo los que debe darse cuenta de la importancia que realmente tiene. Porque al final si tú no encajas, por el modo en que jugamos siempre generamos y casi siempre marcamos. Y a partir de ahí tendríamos bastante ganado".
Aunque está convencido de que la tarea defensiva corresponde a todo el equipo, y no sólo a la última línea y al portero, Rubén es consciente que tanto los guardametas como los zagueros copan todas las miradas, y casi todas las críticas, cuando se encaja un gol. En el caso de los segundos, el mosense valoró la llegada de refuerzos como Aidoo o Jorge Sáenz: "Todos los años viene gente nueva y, obviamente, para mi posición, para mi trabajo, influyen más directamente los centrales. Nos hemos compenetrado bien. En pretemporada hemos probado cosas, diferentes parejas, diferentes estilos de juego, y al final las sensaciones son buenas. Estamos encantados con los cuatro centrales y al final será el míster el que decida quién juega, no sólo en esa posición, sino en todas".
Rubén Blanco será esta campaña, casi con total seguridad, el portero titular del Celta, un puesto que el club ha cubierto con canteranos en los últimos años y que ha sido objeto de muchos debates. "Se puede debatir de todo. Yo no soy quien decide si se ficha o no se ficha, ya no sólo en mi posición, sino en cualquier otra. Si viene un compañero que no sea gallego, aquí no va a pasar nada, se le recibe como a cualquier otro, se compite por el puesto como con cualquier otro compañero y a partir de ahí, como dije antes, somos un equipo que genera mucho pero al que también nos generan mucho. Obviamente, el trabajo de la defensa y del portero se valora por cuántos goles les meten, pero a veces se olvidan los goles que han parado", indicó el canterano, que agregó que "en mi caso, yo sé el trabajo que hago, y quizás la temporada pasada no fue la mejor a nivel colectivo, pero estoy seguro de que a nivel individual, fue la mejor que hice. Entonces, que se valore el trabajo que hago, no me preocupa en absoluto. Yo estoy satisfecho, quiero seguir creciendo aquí y ojalá sea de la mano del club. A partir de ahí, creo que si todos los años sigo rindiendo al mismo nivel, tarde o temprano se valorará mi trabajo". Cerrar la portería será, pues, el gran objetivo del Celta este curso. n

Más en Deporte local
Comentarios