¡Lo que le faltaba a los sindicatos!

¡Lo que le faltaba a los sindicatos!

Durante los años más duros de la crisis los sindicatos, ni estaban ni se les esperaba (así perdieron decenas de miles de afiliados). Y ahora, en pleno 2018 reaparecen nuevamente los sindicatos mayoritarios CCOO  y UGT para apoyar conjuntamente con, Ómnium Cultural y la ANC, la convocatoria de una manifestación  el domingo 15 de abril  en defensa de los mal llamados "presos políticos catalanes" y los "exiliados soberanistas, y así lo han dicho en la presentación, la semana anterior, de la plataforma Espai Democràcia i Convivència.
Sinceramente pensaba que los sindicatos estaban para defender los derechos de los trabajadores, pero veo que me he quedado obsoleto en estos años y ahora los susodichos se dedican a defender a aquellos que han arremetido contra nuestro Estado de Derecho y nuestro sistema constitucional. Bueno, tendré que releerme sus estatutos fundacionales por si en alguna disposición viene escrito esta nueva faceta de los todavía llamados sindicatos, y que se lo expliquen bien a los pocos afiliados que les quedan y de paso que justifiquen si el dinero público que reciben del Estado presuntamente lo dilapidan en estos menesteres, porque ya sería el despiporre y la desfachatez total, aunque bueno, viendo los de los ERE en Andalucía, y algunos temillas por Asturias, pues como que ya hemos visto casi de todo.
Tengo que decir que cuando hace unos días detuvieron al Sr. Puigdemont no me alegré, simplemente porque no le deseo a nadie que pueda pasar una parte de su vida en una celda,  pero si me satisfizo que la fantasía pseudo ludópata en formato independentista  de este señor, haya llegado a su final después de tensionar, dividir, confrontar y hartar a toda la sociedad española. Y añadiendo que también me gustaría que todos los corruptos de diferentes partidos políticos   que se pasean impunes a día de hoy por nuestras calles, ingresasen también en prisión para hacerle la justa compañía a los que presuntamente han cometido el delito de rebelión entre otros posibles presuntos.
Pero no todo en nuestro país puede girar en torno al "proces", nuestra vida continúa y debemos seguir forjando futuro. Por esto mismo urge la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, ya que son más que necesarios para la estabilidad de la economía española y de su crecimiento. Por lo que siempre apoyaré, independientemente del color del partido político que los presente, unos presupuestos que hagan subir las pensiones mínimas y reduzcan la presión fiscal a todos vía IRPF.  Sin presupuestos no hay futuro económico y social, y eso lo vemos y constatamos de una manera nítida en mi ciudad, Ourense. Prima el interés general y el sentido común, para lo demás y para poner palos en las ruedas ya están otros.
Por último no puedo dejar de referirme al vergonzoso pleno en el Parlament del pasado miércoles donde los extremistas de izquierda radicales de Comu-Podem,  filial de Podemos  y aquí llamados Mareas o algo así, se quitaron definitivamente la careta y dejaron ver a toda la sociedad española quienes son en verdad, por si alguien tenía dudas, que yo personalmente no tenía ninguna. Que país el nuestro que lo aguanta todo, de momento .