Baño de lógica en Estella

El Porriño viajaba a Estella consciente de que lo suyo era una misión imposible. Sin el prácticamente. El conjunto de Abel Estévez, con una plantilla en la que la inmensa mayoría de las jugadoras debutan en la División de Honor, pretendía plantar cara al todopoderoso Itxako en su propia pista.
Las navarras, que hasta el momento habían apabullado a todos sus rivales excepto al Bera Bera, afrontaban el compromiso, teóricamente, con la vista puesta en el trascendental partido de Liga de Campeones que deben disputar el fin de semana.
Precisamente, ese resquicio, esa sombra de duda, ese posible pensamiento de reservar fuerzas para ese choque vital, era el argumento al que se aferraban las ilusiones del Porriño. Un sueño que duró quince minutos. Los que tardó el Itxako en confirmar sobre la pista la abismal diferencia entre ambos equipos. Hasta ese momento, las visitantes aguantaron el tipo, parando como podían las acometidas de las jugadoras locales, superiores incluso en el plano físico, y buscando sus opciones en ataque para evitar que el encuentro se rompiese prematuramente. De este modo, los primeros cinco minutos se saldaron con un esperanzador de 3-1 para el Itxako. A los diez se llegó con el electrónico señalando 5-2 y a los quince todavía había encuentro con el 7-5 que reflejaba el luminoso.
Pero el Itxako no quería sustos. Su plan pasaba por sellar la victoria cuanto antes y, entonces sí, empezar a pensar en el partido del fin de semana. Se aplicó aún más en defensa, aprovechando las pérdidas de balón porriñesas en la búsqueda del pase al pivote para castigar a las visitantes con contragolpes directos. Y el marcador empezó a confirmar lo que se esperaba (11-5, min.20; 13-7, min.25) hasta llegar al descanso con el partido prácticamente decidido (18-8, min.30).
Las navarras, lejos de relajarse, siguieron con la misma intensidad en la reanudación. Por eso, la diferencia en el marcador no hizo más que aumentar hasta el definitivo 40-18, con cuatro goles de la viguesa del Itxako Begoña Fernández y seis de su hermana Paula, lateral del Porriño.
Abel Estévez aprovechó para hacer jugar a sus cuatro juveniles, debutando con el primer equipo Marta Seijo, que marcó un gol, y Saray.

Itxako 40
Itxako (18+22):
Milenkovic, Carmen Martín (1), Aguirre (1), Raph Tervel (1), Barbosa (8), Dionise (5), Naiara (5) –siete inicial–, Andrea Barnó, Sopronji (1), Patricia Pinedo (2), Silvia Navarro (p.s.), Jessica Alonso (7), Maja Zebic (5), Begoña Fernández (4).
Balonmano Porriño (8+10):
Makarenko, Múgica (1), Estela Doiro (2), Aloa (1); Bastero (1), Bibi (2), Cadens (2) –siete inicial–, Alba (p.s.), Iris (p.s.), Paula Fernández (6), Marta Seijo (1), Cecilia Cacheda, Saray y Ana Rodríguez (2).
Parciales:
3-1, 5-2, 7-5, 11-5, 13-7, 18-8 (descanso), 23-10, 27-12, 31-13, 33-16 y 40-18 (final).
Árbitros:
Jesús Belloso y Jokin Orduki, de Navarra. Excluyeron a Carmen Martín y a Sarai.
Incidencias:
Encuentro de la 18ª jornada de la División de Honor femenina disputado en Estella

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >