Terrazas vacías por la lluvia en el centro de Vigo