Los Fuegos de Bouzas, de cerca