El Cristo da Victoria regresó al altar mayor