Grande-Marlaska con su homólogo portugués, Eduardo Cabrita, en Valença do Minho