Los jugadores celebran la victoria con los aficionados