Soldados

La capacidad del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para enconar los conflictos de cualquier tipo es proverbial. Es especialista también en matar moscas a cañonazos. Y cuando se habla de matar es de matar. Ante la amenaza que según él supone para la seguridad de su país la caravana de migrantes procedentes de Centroamérica que atraviesa México con destino a USA ha decidido enviar 5.000 soldados a la frontera, un contingente ampliable a 15.000. En la mejor tradición heredada de los gobiernos israelíes está dispuesto a autorizar que los soldados respondan con disparos de sus armas de fuego si son agredidos con piedras como ocurre en las intifadas. Las mujeres, niños y jóvenes que integran la caravana son para Trump peligrosos maleantes, 'gente dura' ue no quieren en sus propios países y no personas que los abandonan por miedo y en busca de una vida mejor. Como al atravesar la frontera sur de México hirieron a seis policías, Trump envía al ejército para poner puertas al campo. Sin despeinarse es capaz de ordenar una masacre.