Opinión

SILLONBOL

La combinación perfecta para muchos es ver un partido de fútbol por la televisión acompañado de una bebida alcohólica o refresco y un buen surtido de aperitivos. Es el paradigma del sillonbol, la actividad física preferida de los españoles que ya desde jovencitos parece que sienten aversión por los deportes al aire libre una vez pasada la obligatoriedad de las actividades extraescolares a las que les apuntan los padres. Como reacción se encierran en su habitación con la consola en cuanto que tienen posibilidad de negarse y pasan del videojuego a la pantalla del salón donde esperan patatas fritas, pipas o frutos secos tras dar un paseo por el pasillo de la casa. Y a sudar la camiseta.

Te puede interesar