Opinión

Salud y trabajo

Opinión

Salud y trabajo

Un grupo de trabajadores de SEAT en Barcelona han participado en un ensayo médico consistente en la sustitución del bocadillo de chorizo que comían entre turnos por otros de vegetales más sanos. El experimento ha sido un éxito y, tras seis meses, la mayor parte de los trabajadores han mejorado en los indicadores médicos que avisan de riesgos cardiovasculares. Esos empleados están ahora más sanos, duermen mejor y tienen hábitos alimenticios y de vida más saludables. Los resultados de este estudio se han conocido al mismo tiempo que la noticia de que SEAT plantea un ERE temporal para más de 6.000 trabajadores. O sea, que mientras por un lado toma medidas para mejorar la salud de sus trabajadores, por otro les amenaza con una reducción de sus jornadas laborales que les va a quitar el sueño y les provocará una ansiedad que muchos van a combatir con viajes a la nevera. Si SEAT quiere trabajadores saludables lo mejor que puede hacer es garantizarles el empleo. 

Comentarios