Opinión

REMEDIOS

Están de suerte los trabajadores de los laboratorios farmacéuticos, porque si los despiden por una bajada de las ventas de medicamentos podrán dedicarse a la recolección de elementos naturales con los que la ministra de Sanidad, Ana Mato, pretende que se curen las afecciones leves. Pero ¡cuidado!, que no se les ocurra hacerlo en parajes protegidos porque el sueldo se les puede ir en multas. A eso se le llama búsqueda de nuevos caladeros de trabajo y si se hubiera hecho lo mismo en otros sectores productivos no habría el paro tan elevado existente. A cada empleo que se destruya una alternativa natural, podría ser el lema del Gobierno. ¿Y la salud? No molesten: se habla de dinero.

Te puede interesar