Recetas

¿En qué se parecen la OCDE, el FMI, el Banco Mundial y otros organismos internacionales cuando proponen alguna medida para una España que comienza pasar dificultades económicas a pesar de que crece más que sus vecinos? Pues que la receta que proponen es siempre la misma: endurecer la jubilación acompasándola a las expectativas de vida; rebajar las pensiones existentes, porque los jubilados españoles cobran mucho y viven más, y de paso fomentan los fondos de pensiones; aumentar el IVA que como todo el mundo sabe es un impuesto indirecto que afecta por igual a ricos y a pobres, mientras ponen el grito en el cielo si el Gobierno pretende una reforma fiscal que suponga incrementar los impuestos a los ricos o a las empresas, que no pagan lo que deben de pagar. Por supuesto están a favor de la devaluación interna, y de pedir más reformas del mercado laboral hasta desregularizarlo por completo. O sea, que se atisba una desaceleración económica -no solo en España- y ya están los hombres de negro pregonando volver al austericidio.