Opinión

NO ME CHINES

Cualquier padre de adolescentes sabe lo difícil que puede llegar a ser mantener con ellos una conversación sobre valores, derechos y deberes. Su respuesta suele ser, a la primera recriminación, sugerencia u orden, 'no me rayes', 'no me chines' o cualquiera de las expresiones de moda. Un padre de Estados Unidos le metió dos tiros al ordenador de su hija que había colgado una carta de protesta en Facebook porque le obligaban a hacer su cama. Aquí esas cosas no pasan ?los tiros-, pero tampoco hay estadísticas sobre el número de padres que estampan el móvil de sus hijos contra el suelo para lograr su atención. Cada vez más hijos tienen el síndrome del emperador y más padres están desorientados.

Te puede interesar