Judicialización

Es que es imposible. Por mucho que se quiera desjudicializar todo lo relativo al procés independentista y a las relaciones entre España y una de sus partes, Cataluña, no puede evitarse que todo pase por los juzgados, desde los de primera instancia al Tribunal Constitucional, sobre todo por el Tribunal Constitucional, porque a él recurren tanto los representantes del constitucionalismo como los independentistas. Y a fe que unos y otros dan bastante trabajo. El Alto Tribunal acaba de impedir que el Parlament investigue al rey emérito, porque no es su competencia y fue una provocación. También ha rechazado  la suspensión de la prisión provisional de los exconsejeros Rull y Turull y Sánchez por ser unos adelantados. Y por último el Supremo ha denegado la petición cautelarísima de Torra para que la JEC suspendiera su orden sobre la retirada de los símbolos independentistas. Si quienes piden diálogo dialogaran antes de proponer iniciativas fracasadas que conducen a la melancolía los jueces trabajarían menos.