Opinión

JAMÓN

En el comercio, como en tantas otras cosas de la vida, cuando una puerta se cierra una ventana se abre. Argentina, que está desatada en políticas de renacionalización, acaba de prohibir las importaciones de jamón español. Además de que ellos se lo pierden, -porque no querrán compararlo con el prosciuto italiano, ¿no?- y de que la pérdida no es tanta ?ni dos millones de euros en ventas- ahí está el mercado chino que se ha convertido en el tercer destino de las exportaciones de la industria agroalimentaria española, con una ventas que ascendieron a más de 96 millones de euros en carne de cerdo y con un mercado en expansión. Y el jamón ibérico les vuelve locos.

Te puede interesar