Esperanza de vida

Esperanza de vida

Ni el estrés, ni las prisas, ni las distancias, ni la contaminación, ni los atascos, ni la mayor concentración de políticos y empresarios por metro cuadrado pueden con ellos. Resulta que Madrid, la capital del reino, con los beneficios y perjuicios que comporta, el machadiano rompeolas de todas las Españas, y la comunidad entera, es la región europea en la que mujeres (87,8 años) y hombres (82,2) años tienen mayor esperanza de vida. En otras regiones españolas como Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Castilla y León, las mujeres viven por encima de los 87 años. En el caso de Madrid, la longevidad quizá se deba, además de a los buenos servicios sanitarios, a la forma de vida, a que sea uno de los lugares en los que mejor se tiran las cañas de cerveza acompañadas de tapas gratis, a que sus equipos de fútbol sean de los mejores del país, a la oferta cultural, o a que como decía el eslogan antiguo es una ciudad en la que nadie es extranjero. Desde luego a la longevidad de los madrileños, con tantos pronunciamientos ambientales en contra, hay que buscarle razones esotéricas.