Opinión

DESCONCIERTO

Italia ha encontrado en el capitán Gregorio de Falco el revulsivo y la contraparte del capitán Francesco Schettino que se encontraba huido del Costa Concordia' cuando se estaba hundiendo y quedaban pasajeros a bordo. A De Falco se le presenta como un héroe al ordenar a Schettino que volviera al barco. Pero lo más sorprendente del naufragio del crucero ha sido el desbarajuste sobre las cifras de las personas desaparecidas: Primero fueron setenta; luego, diecisiete; después el número volvió a subir a una veintena. Una desaparecida apareció en Alemania cuatro días después. Todo un síntoma del descontrol y una metáfora de la vida en Italia, con tecnócratas o sin ellos.

Te puede interesar